El Banco de Países Bajos critica la propuesta de Draghi de segmentar la facilidad de depósito

Comment Off

El Banco de Países Bajos critica la propuesta de Draghi de segmentar la facilidad de depósito

Klaas Knot, el presidente del Banco de Países Bajos, ha criticado la propuesta del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, de segmentar la facilidad de depósito.

El también miembro del Consejo de Gobierno del BCE, ha señalado que “No importa qué tipo de segmentación se proponga, se estaría eximiendo a ciertos bancos con un determinado modelo de negocio de los costes de los tipos negativos y se estaría diciendo de forma implícita a todos los bancos con modelos de negocio distintos que tendrán estos costes durante más tiempo. Deberíamos permanecer alejados de esos efectos”.

Esta semana, Draghi abrió la puerta a la posibilidad de introducir medidas que contribuyan a preservar los efectos positivos para la economía de los tipos negativos a la vez que mitigan sus efectos secundarios.

Draghi ha dicho que siguen “evaluando el impacto de nuestras medidas, y de los tipos negativos en particular, en áreas como la rentabilidad de los bancos, considerando si la combinación de medidas sigue siendo adecuada y proporcionada”.

El ente central estableció una rentabilidad negativa para su facilidad de depósito en junio del año 2014, que fue agravando hasta el -0,40% aplicado actualmente a la liquidez ‘aparcada’ diariamente en la entidad por los bancos de la eurozona.

Fuentes consultadas por la agencia Reuters han señalado que los técnicos del BCE estarían estudiando opciones para la introducción de varios tramos en la facilidad de depósito, lo que permite a los bancos eludir una parte de los costes adicionales de mantener un exceso de liquidez.

El exceso de liquidez de la banca europea supera los 1,9 billones de euros, incluyendo 616.261 millones de euros acumulados en la facilidad de depósito. Esto equivale a un coste anual para los bancos de la zona euro de 8.000 millones de euros.

De acuerdo con los cálculos del Departamento de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, los bancos españoles asumieron hasta junio de 2018 un coste anual directo de 391 millones de euros en relación a los tipos de interés negativos de la tasa de depósito del BCE. Esta cifra se ha ubicado por debajo de los 2.484 millones soportados por las entidades alemanas y los 1.606 millones de los bancos franceses, pero por encima de los 281 millones estimados para los italianos.

Sobre el autor

Artículos Relacionados