Moody´s también rebaja calificación de Puerto Rico

No Comentado

Moody’s imitó a Standard & Poor’s al rebajar a “chatarra” la calificación de la deuda de Puerto Rico, donde las discusiones sobre cómo obtener liquidez con urgencia centraban los trabajos del Gobierno.

Moody’s rebajó en dos escalones la calificación crediticia de Puerto Rico, al tiempo que advirtió que las perspectivas son malas y que se van a tener que tomar decisiones muy duras en los próximos meses.

“Los problemas que enfrenta (Puerto Rico) llevan muchos años gestándose e incluyen años de déficit financiado, pensiones sin financiación propia y desequilibrio presupuestario, junto a siete años de recesión”, resumía hoy la agencia en un comunicado.

Standard & Poor’s fue la primera de las grandes agencias en degradar la deuda boricua al grado especulativo (el reservado a los “bonos basura” o “chatarra”).

Ambas agencias han reconocido los esfuerzos del actual Ejecutivo por mejorar la situación y evitar la degradación, pero también creen que, aún así, no pueden considerar la deuda de la isla como una inversión segura.

La coincidencia de ambas obligará a muchos fondos a vender la deuda que tienen de Puerto Rico, porque sus estatutos no les permiten tener inversiones consideradas especulativas por más de una agencia calificadora.

De hecho, el Gobierno ya trabaja contrarreloj para refinanciar o negociar con sus acreedores el pago de 940 millones de dólares (el 10 % de su presupuesto) que se le echa encima tras la degradación.

La enorme deuda de Puerto Rico, que ronda los 70.000 millones de dólares (51.335 millones de euros), casi cuatro veces más que la de Detroit en Estados Unidos, cuando se declaró en bancarrota, está muy repartida y se calcula que el 70 % de los fondos mutuos que invierten en bonos municipales tienen deuda de la isla.

Liquidez para los próximos cinco meses

Por su parte, el Gobierno de Puerto Rico reiteró que tiene liquidez suficiente para acometer los pagos que tenga que hacer durante este ejercicio fiscal, que acaba el 30 de junio, incluidas todas las obligaciones que deriven de la reciente degradación a “chatarra” de su deuda.

El Ejecutivo calificó de “injusta” la decisión de Moody’s de rebajar la calificación de la deuda de Puerto Rico .

El gobernador, Alejandro García Padilla, defendió que la decisión “se basa en hechos que la firma sabe que son incorrectos” y recordó que “en las reuniones que tuvimos con ellos hace una semana pudieron evidenciar el cumplimiento completo y absoluto de los criterios” que en diciembre Moody’s dijo que se debían cumplir para evitar una degradación.

“Es evidente que Moody’s Investor Service ha abandonado su rol fundamental de proveer a sus clientes un análisis sin prejuicios y se ha enfrascado en un juego de percepción con sus competidores”, acusó el gobernador.

Igualmente, la secretaria del Tesoro de Puerto Rico, Melba Acosta Febo, y el presidente del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), David Chafey, mostraron en un comunicado conjunto su “total desacuerdo” con la decisión de Moody’s, y dijeron que “no vamos a cejar en nuestros planes para fortalecer nuestra situación fiscal”.

En él, añadieron que “seguimos confiando en que tenemos disponible liquidez suficiente para atender todas las necesidades hasta el final del año fiscal”, que concluye el próximo 30 de junio, “incluidas las posibles necesidades de efectivo resultantes de las acciones recientes de las agencias de calificación”.

Con ello quisieron transmitir que Puerto Rico tiene capacidad para pagar cualquier deuda que se vea obligada a saldar, con intereses incluidos, a causa de la degradación.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)