Sube la inversión extranjera en inmuebles

No Comentado

 Sube la inversión extranjera en inmuebles

La inversión extranjera en inmuebles españoles ha subido un 53,7% en el segundo trimestre de 2013 respecto al trimestre anterior, hasta alcanzar los 1.717 millones de euros, según datos del Banco de España. Asimismo, el crecimiento ha sido del 32,9% en tasa interanual.

Las ventas de viviendas a extranjeros no residentes han repuntado después de que se desinflaran en el primer trimestre, periodo en el que se notó el final del cuarto trimestre de 2012, que suele ser positivo para el mercado y en el que además hubo un incremento de las compraventas para anticiparse a la subida del IVA a partir del 1 de enero de 2013.

En cuando a la comparación con el primer semestre de 2012, las dudas sobre la solvencia de España en el primer semestre de 2012 provocaron una ralentización en esos meses de las inversiones extranjeras en inmuebles. Una vez despejadas estas dudas, el interés por el sector inmobiliario español parece recuperarse y un año después las estadísticas arrojan variaciones interanuales positivas por encima del 30%.

El Ministerio de Fomento aseguraba en el Plan de Infraestructuras, Transportes y Vivienda (PITVI) 2012-2024 que “la demanda por parte de los extranjeros es crítica para el saneamiento y recuperación del sector”.

De hecho, el Gobierno ha incluido en la Ley de Emprendedores la posibilidad de que los extranjeros no residentes cuenten con un permiso de residencia en el caso de que compren una vivienda de al menos 500.000 euros.

Las inversiones extranjeras en inmuebles en España se redujeron progresivamente desde 2003, cuando alcanzaron los 7.072 millones de euros, hasta los 6.650 millones en 2004, los 5.495 millones en 2005 y, finalmente, los 4.716 millones en 2006.

Sin embargo, esta tendencia se corrigió en 2007, ya que en el conjunto del ejercicio se contabilizaron 5.341 millones de euros procedentes de inversores extranjeros en viviendas, un 13,3% más respecto a 2006.

En esta línea, se computaron 5.331 millones de euros como consecuencia de las inversiones directas de los extranjeros en España hasta el cierre de 2008, un 1% más que en 2007. En 2009, la crisis del ‘ladrillo’ desincentivó estas inversiones, que cayeron un 31,4%, hasta los 3.654 millones, mientras que en 2010 volvieron a crecer un 4,5%, hasta los 3.820 millones.

Con todo, por cada euro que los españoles invierten en inmuebles en el extranjero, entran 18,8 euros a España procedentes de inversores foráneos.

En el segundo trimestre de 2013 las inversiones inmobiliarias de españoles fuera de las fronteras no superaron los 91 millones de euros, un 15,7% menos que al cierre de marzo y hasta un 29,4% por debajo de los niveles de hace un año.

Los flujos al extranjero descendieron un 2,4% en 2012 en comparación con el año anterior, con 603 millones de euros, una caída mucho más moderada que la experimentada en 2011, del 23,4%.

Desde el año 2003, las inversiones en el exterior de las administraciones públicas y otros sectores residentes, excluido el Banco de España, crecieron progresivamente en los cuatro siguientes años, pasando de 388 millones de euros en aquel año a 781 millones en 2004, 1.510 millones en 2005, 2.269 millones en 2006 y 3.365 millones en 2007.

Esa tendencia acabó en 2008, como consecuencia de la crisis económica, año en el que estas inversiones descendieron un 46,8% respecto al año anterior, y se situaron en 1.789 millones de euros. Ese comportamiento a la baja continuó en 2009, cuando la inversión en el extranjero bajó un 44,9%. En 2010, el descenso fue del 18,2%, llegando a los 807 millones.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)