Los jóvenes españoles deberían cobrar el doble de su sueldo para comprar una vivienda

Comment Off

Los jóvenes españoles deberían cobrar el doble de su sueldo para comprar una vivienda

El Consejo de la Juventud de España ha señalado que los jóvenes españoles, menores de 34 años, deberían cobrar el doble de su sueldo para comprar una vivienda.

De acuerdo a los datos del segundo semestre del Observatorio de Emancipación elaborado por el CJE, el salario medio de este segmento de la población es de 961,03 euros y para hacer frente a los gastos que implica esta adquisición sus honorarios tendrían que ubicarse en 1.935,57 euros al mes.

Este aumento permitiría a los jóvenes destinar menos del 30% de sus ingresos a los costes que supone la compra de una vivienda. El problema es que esta diferencia entre los sueldos y el precio de la vivienda podría aumentar este año por la crisis del coronavirus.

La nula capacidad de ahorro de la generación ‘millennial’ es el gran obstáculo para entrar en el mercado. Son muy pocos los jóvenes que pueden hacer frente al pago del 20% de la vivienda, que es la cantidad que solicita por norma general cualquier entidad financiera al comprador al momento de solicitar una hipoteca. El CJE estipula que este ahorro medio es de 47.104,8 euros, o lo que es lo mismo, 4,1 veces el sueldo medio anual de los menores de 34 años.

El Observatorio de Emancipación elaborado por CJE ha asegurado que “la compra de vivienda libre para una persona joven en solitario resulta inviable pues, para hacer frente al pago de la cuota hipotecaria, debería destinar el 60,4% de su sueldo neto, muy por encima del 30% que las entidades financieras suelen emplear como criterio para determinar la viabilidad de un préstamo hipotecario”.

Debido a esta situación, muchos jóvenes prefieren alquilar en vez de comprar. El problema es que este mercado tampoco facilita la entrada de este segmento de la población.

Desde el CJE han explicado que para los jóvenes de hasta 29 años, el alquiler supone el 90% de su sueldo. Por ello, la salida más fácil para estas personas es compartir piso y reducir este porcentaje de su salario hasta el 29,9%.

Los expertos han apuntado que de no poder afrontar ni la compra ni el alquiler de una vivienda, a los jóvenes se les abre un abanico de tres posibilidades. La primera es la más sencilla y por la que opta la mayoría de ellos: retrasar la emancipación. Otros prefieren participar en un proceso de adjudicación de una vivienda protegida. Y, por último, están las personas de menos de 34 años que ocupan viviendas de instituciones o personas cercanas (casi siempre familiares). Esta tendencia ha sufrido un aumento en los últimos dos años pasando del 10,7% al 12,2% actual.

Sobre el autor

Artículos Relacionados