La actividad empresarial de la eurozona se empieza a recuperar

Comment Off

La actividad empresarial de la eurozona se empieza a recuperar

La actividad empresarial en la eurozona ha comenzado a recuperarse en mayo.

El índice PMI muestra que en mayo se elevó a 31,9 puntos desde los 13,6 del mes anterior, situando a España como el país más alejado de la recuperación entre las principales economías del euro.

Los datos a nivel nacional han mostrado una mejora generalizada en las respectivas lecturas del índice PMI compuesto. Las cuatro economías más grandes de la zona euro experimentaron contracciones más lentas, aunque aún severas, de la actividad total.

Los autores de la encuesta han señalado que “Italia obtuvo el mejor resultado, seguida de Alemania y Francia. España sigue siendo el país con el peor resultado”.

En Italia la lectura del PMI compuesto de mayo ha subido a 33,9 puntos, su máximo en 3 meses, situándose por delante del nivel de 32,3 puntos correspondiente a Alemania, el más alto en dos meses, así como de los 32,1 puntos del PMI compuesto de Francia. En España, la lectura de mayo se ha ubicado en 29,2 enteros, la más alta en tres meses.

El índice PMI del sector servicios de la eurozona ha cerrado el mes de mayo en 30,5 puntos tras su hundimiento en abril, cuando se situó en 12 enteros, mientras que el dato del sector manufacturero mejoró hasta los 39,4 puntos.

Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, ha dicho que “se prevé que el PIB de la zona euro caerá a una tasa sin precedentes en el segundo trimestre, acompañado por el mayor aumento del desempleo observado en la historia de la zona euro” y ha adelantado una contracción del PIB en 2020 del 9%.

El portavoz de IHS Markit ha advertido que “la recuperación tardará varios años hasta alcanzar los niveles de actividad previos a la pandemia”.

En este sentido ha explicado que, siempre que no haya un repunte en los contagios, la desescalada de los confinamientos ayudará a impulsar la actividad empresarial y la confianza en los próximos meses.

Para finalizar, Williamson ha destacado que las perspectivas se han visto afectadas por la posibilidad de que la demanda se mantenga débil debido a que el gasto de los hogares se puede ver afectado negativamente por los altos niveles de desempleo y que los gastos corporativos se vean reducidos a medida que las empresas luchan por sanear sus balances.

Sobre el autor

Artículos Relacionados