Fitch rebaja el rating de Arabia Saudí hasta ‘A’

Comment Off

Fitch rebaja el rating de Arabia Saudí hasta 'A'

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha decidido rebajar el rating como emisor a largo plazo de Arabia Saudí hasta ‘A’, un escalón menos, debido a la exposición de sus infraestructuras petroleras a ataques externos y al deterioro de su balance fiscal.

Hace varios días, el país islámico informó de sendos ataques con drones contra dos instalaciones de procesamiento de petróleo.

Una de ellas se encuentra en Abqaiq, cerca de Damman, en la Provincia Oriental, mientras que la otra se encuentra en el yacimiento petrolero de Hijrat Jurais.

Los ataques, de los que Estados Unidos y Arabia Saudí han acusado a Irán pero que fueron reivindicados por las milicias yemeníes huthis, provocó que la producción de crudo se redujera en 5,7 millones barriles de petróleo hasta finales de septiembre.

“Creemos que existen más riesgos de ataques a Arabia Saudí, lo que podría resultar en un daño económico”, ha asegurado el analista de Fitch, Krisjanis Krustins.

En opinión de la calificadora de riesgos, Arabia Saudí es “vulnerable” a una escalada de tensiones geopolíticas en Oriente Próximo debido a su posición de política exterior, que está “alineada de cerca” con la de Estados Unidos con respecto a Irán, así como por su presencia en la guerra de Yemen.

Por otro lado, Fitch también ha realizado la rebaja en la nota soberana del país por la previsión de que cerrará 2019 con un déficit del 6,7% del PIB, frente al 5,9% registrado en 2018. Este crecimiento de los ‘números rojos’ se debe a que durante este año los precios del petróleo están siendo, de media, menores que durante el ejercicio anterior.

En caso de que se produzca un nuevo recrudecimiento de las tensiones en Oriente Próximo que afecten a “políticas económicas y actividades clave”, Fitch ha alertado de que podría considerar una rebaja adicional de la nota de Arabia Saudí.

Arabia Saudita ha abierto sus puertas a los turistas extranjeros este viernes, lanzando un nuevo régimen de visas para 49 países y solicitando a las compañías extranjeras que inviertan en un sector que espera contribuya con el 10% del producto interno bruto para 2030.

El reino musulmán ultraconservador, relativamente cerrado durante décadas, ha relajado en los últimos años sus códigos sociales estrictos, como la segregación de hombres y mujeres en lugares públicos y la exigencia de que las mujeres usen túnicas negras o abayas.

El jefe de turismo, Ahmed al-Khateeb, dijo a Reuters en una entrevista antes del anuncio oficial que las abayas no serán obligatorias para las mujeres turistas, pero sí un vestido modesto, incluso en las playas públicas.

Indicó que el alcohol sigue prohibido: “Tendremos suficientes turistas para venir a Arabia Saudita para disfrutar de otras cosas”.

Sobre el autor

Artículos Relacionados