El déficit tecnológico de España se cifra en 21.078 millones de euros

Comment Off

El déficit tecnológico de España se cifra en 21.078 millones de euros

El profesor del departamento de Operaciones, Innovación y Data Sciences de Esade Xavier Ferràs ha señalado que el déficit tecnológico de España asciende a 21.708 millones de euros, y ha advertido que España tardaría 180 años en alcanzar al objetivo de invertir el 3% del PIB en I+D que establece la Estrategia 2020 de la Comisión Europea al ritmo actual de crecimiento.

Ferràs explica que, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la economía española invirtió 14.052 millones de euros en I+D en 2017, el 1,2% del PIB. Sin embargo, pese a que supone esto un incremento del 6% respecto al año anterior, el porcentaje de inversión en I+D respecto al PIB se incrementa sólo en una centésima, del 1,19 al 1,2%.

“De seguir a este ritmo, España tardaría 180 años en llegar al objetivo del 3% que establece la Estrategia 2020 de la Comisión Europea”, remarca el profesor de Esade, quien cifra la brecha tecnológica para alcanzar este índice en 21.078 millones de euros.

Asimismo, incide en que España realiza actualmente un esfuerzo en I+D idéntico al de 2006 y que el máximo se alcanzó 2010 con un 1,40%. Todos estos porcentajes son inferiores a la media del 2% de la Unión Europea (UE) y están muy lejos de los países tecnológicamente más sofisticados del mundo como Corea del Sur (4,3%), Israel (4,2%) y Japón (3,4%) y de sus vecinos como Alemania (2,9%) y Francia (2,3%).

Para Ferràs, la innovación se sitúa en las bases de las políticas de crecimiento, competitividad y prosperidad de las naciones y la intensidad tecnológica de un país, medida en inversión en I+D/PIB, está correlacionada con la productividad, el crecimiento económico, y la renta per cápita del mismo.

“Por esta razón, y para salir de la crisis, Alemania realizó un esfuerzo en I+D un 20% superior al de hace 10 años, y China invierte hoy un 50% más en I+D que hace una década, volumen que supera a la inversión en I+D/ PIB de la UE y que la coloca como la segunda economía del mundo en inversión bruta en investigación y desarrollo, tras Estados Unidos”, argumenta.

En este sentido, afirma que “a mayor grado de innovación, mayor nivel de especialización y de exportación de sus empresas, mayor generación de empleo, mejores márgenes empresariales, y mayor capacidad de sostener un estado del bienestar”.

Sobre el autor

Artículos Relacionados