BBVA no cree que a México le afecte la situación turca

Comment Off

La gran banca paga 22,5 millones a sus consejeros

BBVA Research cree que las probabilidades de que las “turbulencias financieras” en Turquía contagien a la economía de México, dos países en los que el banco tiene una alta exposición, son “bajas”, debido a que los fundamentales del país “son sólidos”.

El desplome de la lira turca en el mes de agosto impactó en la capitalización bursátil de la entidad presidida por Francisco González, ya que cuenta con una alta exposición al país a través de su filial Garanti Bank. En concreto, el 11,5% del beneficio atribuido del grupo BBVA procede de Turquía, unos 373 millones de euros en el último semestre.

La moneda turca se ha depreciado alrededor de un 20% en el mes de agosto. “Un evento de esta naturaleza en una economía emergente suele tener efectos en otras economías emergentes”, reconoce BBVA Research. En este sentido, cabe destacar que la entidad genera un 37,3% de su beneficio en México, unos 1.208 millones de euros al cierre del primer semestre del año, que incluye desde este año la sucursal de BBVA Bancomer en Houston (en ejercicios precedentes ubicada en Estados Unidos).

Ante un posible contagio “relevante” entre ambas economías –el peso mexicano ha experimentado una mayor volatilidad en las últimas semanas–, el Economista Jefe de BBVA Bancomer en México, Carlos Serrano, explica en un artículo publicado en el diario mexicano ‘El Financiero’ que los canales directos de contagio son mínimos, ya que las exportaciones de México hacia Turquía apenas representan el 0,05% de las exportaciones totales del país presidido por Enrique Peña Nieto, mientras que las importaciones de productos turcos equivalen al 0,19% del total de importaciones mexicanas.

En cuanto a los canales indirectos de contagio, Serrano reconoce que “pueden presentarse si aumenta la percepción de riesgo ante los mercados emergentes en general”. De ser así, este fenómeno “podría acentuarse”, ya que la Reserva Federal de EE.UU. está en un ciclo de subidas de tasas.

“Me parece que, en el caso de México, esta posibilidad de contagio indirecto también es limitada, debido a que los fundamentales del país se encuentran sólidos y comparan mejor a los de la mayoría de países emergentes grandes”, señala Serrano, quien recuerda que las monedas que han sufrido un mayor impacto por la situación turca han sido las emitidas por países que tienen fundamentales débiles, como altas tasas de inflación o problemas de financiamiento externo.

En este sentido, indica que la tasa de inflación en México, si bien ha aumentado desde el año pasado, es de un dígito y con expectativas a la baja, a diferencia de otras economías emergentes, a la vez que el país “no enfrenta retos significativos” en cuanto a financiación externa.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados