BBVA Research rebaja hasta el -11,5% las previsiones de crecimiento para España en 2020

Comment Off

BBVA Research rebaja hasta el -11,5% las previsiones de crecimiento para España en 2020

El PIB español podría contraerse un 11,5% en 2020 y crecer un 7% en 2021, según el último informe ‘Situación España’ de BBVA Research, presentado por Jorge Sicilia, director de BBVA Research y economista jefe de BBVA; Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico; y Miguel Cardoso, economista jefe para España.

La entidad precisa que la contracción esperada para 2020 supone una rebaja de las previsiones del informe anterior -que estimaba una caída del PIB del 8% este año-, y se explica principalmente por la prolongación de las medidas de confinamiento por un periodo superior al esperado y por el mayor impacto de las restricciones sobre la demanda, al igual que lo ocurrido en otros países europeos. Sin embargo, la reducción de los contagios y la flexibilización de las restricciones han dado paso a una recuperación intensa.

La expectativa de que ésta se prolongue se ve reforzada por los ambiciosos anuncios de política en Europa y un impulso fiscal significativo en España. Con todo, los riesgos siguen sesgados a la baja, en un entorno de todavía elevada incertidumbre.

BBVA Research calcula que la caída de los niveles de actividad podría sobrepasar el 20% en el primer semestre del año respecto al mismo periodo de 2020. “La revisión a la baja del crecimiento en 2020 se explica por la prolongación de las medidas de confinamiento por un período superior al esperado; por el mayor impacto de las restricciones sobre la demanda interna; por una mayor concentración de la reducción del gasto en los bienes y servicios producidos internamente; y por la contracción del sector turístico”, señala el informe ‘Situación España’ del tercer trimestre de 2020.

Según las estimaciones, las dudas sobre la salud y la situación laboral, junto con la mayor duración de las medidas de confinamiento y distanciamiento social, produjeron un ajuste del orden del 25% en el gasto en consumo de los hogares españoles en los primeros seis meses del año. El descenso del consumo se centró especialmente en sectores relacionados con servicios y, entre estos, aquellos en los que el consumo se realiza en un contexto social, como la restauración, el ocio y el turismo. Por el contrario, aumentó el consumo de alimentos y bienes relacionados con la salud.

El informe señala que las caídas en la inversión y en las exportaciones habrían sido severas, pero algo inferiores a lo previsto en el inicio de la crisis, mientras que el consumo público se habría acelerado, actuando como estabilizador. Ha sido de especial importancia la caída de la actividad en la compra de maquinaria y en la construcción residencial, que podría haber disminuido un 30% en el primer semestre, mientras que las exportaciones de bienes habrían evolucionado relativamente en línea con el PIB, con una reducción en torno al 20%. Entretanto, el gasto en consumo público se ha acelerado de forma considerable durante los últimos seis meses. “Esto consolida una tendencia perceptible desde finales del año pasado, pero que se ha potenciado con la necesidad de respuesta a la pandemia por parte de las administraciones públicas”, apuntan los economistas de BBVA.

La contención de la epidemia ha permitido la flexibilización de las restricciones y una recuperación económica particularmente intensa desde mediados del segundo trimestre del año. Si esta recuperación continúa, podría llevar a un aumento del PIB del 10% trimestral en el tercer trimestre.

Respecto a la economía europea, BBVA Research resalta que, aunque muestra un punto de inflexión, las políticas más expansivas abren la posibilidad de escenarios más positivos, siempre y cuando la epidemia permanezca bajo control. Destaca dos anuncios positivos: por un lado, un nuevo fondo de recuperación – ‘Next Generation EU’ – equivalente al 5,4% del PIB de la UE. BBVA Research ve adecuados tanto su tamaño, como los plazos y composición, y lo considera un paso importante de cara a una mayor integración fiscal en Europa, a pesar de que queden detalles pendientes de conocer. Por otro lado, el BCE ha continuado expandiendo su hoja de balance, con un contundente incremento en la liquidez (a través de las subastas TLTRO III) y garantizando la correcta transmisión de la política monetaria en la zona del euro. “Esto, junto con los programas de garantía pública, ha permitido que el crédito a empresas se haya expandido de manera excepcional en el segundo trimestre del año”.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados