FCC trata el jueves el nombramiento de Béjar como primer ejecutivo del grupo

No Comentado

 El consejo de administración de FCC, que está convocado en principio para este jueves, tratará en su reunión el nombramiento de Juan Béjar -actual presidente de las participadas Portland Valderrivas y Globalvía- como primer ejecutivo del grupo en sustitución de Baldomero Falcones.

En el marco del proceso emprendido por la compañía para cambiar su cúpula, la accionista de referencia de FCC, Esther Koplowitz, que ocupa la vicepresidencia primera del grupo, podría ser nombrada presidenta no ejecutiva de la constructora, según señalaron distintas fuentes.

Béjar, que parte del sector veía hace años como el sustituto natural de Falcones, fue nombrado en febrero del pasado año presidente ejecutivo de Cementos Portland Valderrivas, cargo que ocupa actualmente junto al de máximo responsable de Globalvía, compañía de concesiones participada en un 50 % por la constructora y Bankia.

Su más que probable ascenso en el grupo, donde pasaría a desempeñar el cargo de consejero delegado y de vicepresidente, se haría oficial finalmente en el consejo ordinario, después de que en un principio FCC estudiase celebrar uno extraordinario para aprobar los nuevos nombramientos.

A la espera de que se resuelvan estos cambios, está por ver que sucede en la presidencia de la patronal de las grandes constructoras (Seopan), que ahora ocupa Baldomero Falcones en representación de FCC y cuyo mandato finaliza el próximo mes de marzo.

Siguiendo el esquema rotatorio que se estableció tras la salida de David Taguas con la llegada del PP al Gobierno, el próximo en liderar la patronal sería el presidente de Sacyr, Manuel Manrique.

Sin embargo, algunas fuentes han apuntado a una reconsideración de la actual presidencia de Seopan e incluso a la posibilidad de que Julián Núñez, vicepresidente en la Asociación de Empresas Constructoras de Ámbito Nacional se convierta en el máximo representante de la patronal, que agrupa 33 firmas del sector.

La sustitución de Falcones (66 años) al frente de FCC, se produce en un contexto marcado por la suspensión del dividendo que la compañía tenía previsto abonar entre sus accionistas a cuenta de 2012 y por la conveniencia de asumir pérdidas ante la necesidad de sanear algunos activos.

Entre ellos, su filial Cementos Portland Valderrivas, que perdió 83,3 millones hasta septiembre, lo que supuso multiplicar por más de once la cifra de 2011 ante la caída del consumo de cemento en España -en mínimos históricos- y el impacto de determinados atípicos.

También hay que tener en cuenta el impacto negativo registrado en el resultado consolidado de la participada austríaca de FCC, Alpine, de entre 98 y 100 millones en las cuentas del tercer trimestre por la reversión de provisiones, cifra que prevé se repita de nuevo en el último trimestre del año.

Alpine, que sustituyó recientemente a su primer ejecutivo por desavenencias en la ejecución del plan de negocio, está inmersa en el proceso de venta de su división de energía y de otras empresas a fin de reducir una parte de la deuda de la constructora austríaca, que se sitúa entre los 500 y los 600 millones de euros.

Además, FCC acordó en 2010 extender hasta 2014 un crédito sindicado por 1.125 millones con 14 entidades financieras, el 50 % para mayo de 2013 y el otro 50 % para el mismo mes del próximo año.

En : General

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)