Visa y MasterCard presionan para incluir chips en las tarjetas de EE.UU.

No Comentado

Visa y MasterCard presionan para incluir chips en las tarjetas de EE.UU.

Visa y MasterCard, dos de las marcas de tarjetas de débito y crédito líderes a nivel mundial, han enfocado todos sus esfuerzos para lograr en el menor tiempo posible que se adopte la tecnología de los microchips tanto para las tarjetas de débito como para las de crédito en Estados Unidos, después de que se produjeran recientes robos de datos masivos.

La tecnología de tarjetas con microchips está siendo empleada en México, Canadá, Venezuela, y la mayor parte de los países de Europa Occidental. Estas grandes compañías explican que al ser eliminadas las bandas magnéticas que se usan hoy día, se podrán evitar una cantidad importante de fraudes con tarjetas de crédito en el mercado estadounidense.

Carolyn Balfany, directora de MasterCard para productos en Estados Unidos, aclara que los chips no son perfectos, pero la seguridad adicional que proporcionan son una de las causas por las que los expertos en fraudes se centren en las tarjetas emitidas en Estados Unidos, cuyas bandas magnéticas son extremadamente fáciles de manipular.

En marzo de este año, tanto Visa como MasterCard anunciaron diversos proyectos para unir a bancos, uniones de crédito, minoristas, fabricantes de equipo de procesamiento de tarjetas, y asociaciones industriales, en una sociedad cuya meta es reforzar el sistema de pagos con tarjetas.

La razón principal por la cual la tecnología del chip no se ha adoptado aún en Estados Unidos es los costes y las diferencias que existen sobre cómo debe operar la red. En un principio ,los minoristas se habían negado a pagar nuevas máquinas registradoras, para poder hacer frente a la nueva tecnología en las tarjetas.

La mayor parte de las diferencias se han resuelto satisfactoriamente, y diversos robos importantes han ayudado a lograr apoyo para finalmente adoptar los chips entre los minoristas que se oponían al cambio por los costes. Uno de estos importantes robos de datos fue el ocurrido en los sistemas de la cadena Target en diciembre pasado, el cual involucró unos 40 millones de números de tarjetas de crédito y débito, además de otros robos menos importantes en compañías como Neiman Marcus y Michaels.

Todo esto sucede a solo meses de que en octubre de 2015 se efectúe un cambio en las políticas de responsabilidad relacionadas con pérdidas por fraude con tarjetas. Desde octubre, todos los costes que resulten por el robo de números de tarjetas de crédito y débito deberán ser pagados por la parte implicada que tenga la tecnología más vulnerable. Si un banco, por ejemplo, usa tecnología de chip pero el minorista implicado no, el minorista deberá hacerse cargo de todos los costes.

En : General

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)