Mapfre pagará 20 millones a las víctimas del accidente de Spanair

No Comentado

Mapfre pagará 20 millones a las víctimas del accidente de Spanair

La aseguradora Mapfre ha informado que, hasta el momento, ha realizado un pago superior a los 20 millones de euros en concepto de indemnizaciones a  86 víctimas y perjudicados en el accidente del avión de Spanair.

La indemnización es para las víctimas o familiares del avión siniestrado el 20 de agosto de 2008, que cubría la ruta entre Madrid y Gran Canaria. Mapfre calcula que el gasto total en indemnizaciones rondará los 32 millones de euros.

La compañía aseguradora cuenta con 12 millones de euros para el resto de afectados, unos 130, que se encuentran dentro de las 42 negociaciones en curso que mantiene la firma.

La empresa ha fijado las cantidades atendiendo al baremo establecido por la legislación española, el de accidentes de tráfico, más un suplemento del 20%.

Mapfre ha resaltado que once de los dieciocho sobrevivientes han recibido su indemnización, pero continúan numerosos procesos en tribunales para determinar la responsabilidad penal por el accidente, y la cuantía de las compensaciones que les deben ser abonadas.

“Hay un conflicto de intereses, entre las víctimas a ser resarcidas y de las aseguradoras a hacer negocio y obtener grandes beneficios” dice el abogado Carlos Villacorta, que ha representado a varios afectados del accidente. “Y como todas las aseguradoras, el negocio es cobrar las primas más altas y pagar las indemnizaciones más bajas. Durante muchos años, la postura de Mapfre ha sido la de no querer pagar y rechazar cualquier indemnización que no fueran cantidades ridículas que se ofrecían a cambio de una renuncia total a acciones. Ahora parece que hay un ligero cambio de orientación y se han mostrado dispuestos a pagar más rápido, pero con unos criterios indemnizatorios muy insuficientes”, agregó.

Para determinar los criterios para las indemnizaciones, la empresa se basa en el baremo de accidentes de tráfico, un sistema de evaluación por muerte y daños físicos que se creó en el año 95, y que se aplica de forma obligatoria a los siniestros de carretera.

Los abogados califican el documento como obsoleto, y creado en un contexto socioeconómico radicalmente distinto, en un momento en que las cifras de siniestralidad multiplicaban por siete a las actuales. “El sistema tenía un coste muy alto para las aseguradoras y éstas consiguieron que el Gobierno de la época les permitiese hacer tranquilamente su negocio”, asegura Villacorta.

El baremo establece una indemnización máxima de 250.000 euros, contemplada, por ejemplo, en el caso de un fallecido que deje una viuda y niños pequeños, y cuyo sueldo fuese la única fuente de ingresos para la unidad familiar.

“Es un sistema de indemnizaciones fijas que viene en una tabla y que va desde una cuantía mínima de 50.000 euros, por ejemplo, en el caso de un hijo económicamente independiente que pierda a su madre en un accidente. Es absolutamente descabellado. El sistema resulta ya obsoleto incluso para los accidentes de tráfico”, ha señalado Villacorta.

En : General

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)