Chile impulsa matriz energética diversificada

No Comentado

Chile impulsa matriz energética diversificada

El Gobierno de Chile y las compañías eléctricas observan con preocupación la inercia en que se encuentra sumido desde hace años este sector.

La industria eléctrica en Chile comprende que sin energía no hay crecimiento. En los últimos diez años, los precios de la electricidad se han duplicado, impactando a los ciudadanos y a las empresas.

Este incremento ha estado impulsado por la falta de inversiones que satisfagan una demanda de energía que supera con creces la tasa de crecimiento del país.

“Tenemos urgencia por abordar desde ya las acciones decisivas en esta materia. No podemos mantener el inmovilismo, porque de continuar las cosas como están en diez años más el costo de la electricidad podría subir un 34 %”, afirmó la presidenta chilena, Michelle Bachelet.

La presidenta dio a conocer la agenda definida para revitalizar el sector durante sus cuatro años de mandato.

Las compañías eléctricas presentes en el mercado chileno han tenido que pagar precios hasta un 30 % superiores a los de sus competidoras a nivel mundial.

“Valoramos el esfuerzo realizado por el Gobierno para impulsar el sector energético chileno a partir de esta agenda que ha sido construida con mecanismos de diálogo y participación en los que nos involucramos constructivamente”, ha dicho Jorge Rosenblut, presidente de la filial de Endesa España.

Los especialistas han detallado que el consumo energético requerirá por lo menos 2.700 megavatios adicionales a la capacidad instalada de generación de 17.586 megavatios, entre los dos grandes sistemas que suministran energía al norte y al centro-sur del país. Por ello, el desarrollo de nuevos proyectos que permitan ampliar la oferta de potencia eléctrica en el país, y recortar sus costes resulta apremiante.

La crisis energética no se reduce a una simple convulsión. Chile no posee reservas de hidrocarburos, lo que se ha traducido en que el desarrollo energético históricamente ha estado ligado a la energía hidroeléctrica y, en épocas más recientes, a plantas termoeléctricas a carbón, gas o diésel importados.

La estrategia que pretende desplegar el Gobierno se basa en el establecimiento de una matriz energética mixta, dentro de la cual la acción del Estado como regulador y operador será clave.

El objetivo es aumentar la capacidad instalada de generación, y reducir los costes mediante el ingreso de más actores al sector, en el que actualmente operan tres grandes compañías. Adicionalmente se espera mejorar la conexión, unificando y modernizando el sistema de transmisión.

En : General

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)