Endesa se integra en un proyecto que desarrolla la recarga de vehículos eléctricos

No Comentado

Endesa ha participado este jueves en la puesta en marcha del consorcio del proyecto europeo ‘Unplugged’, una iniciativa pionera que desarrollará la recarga rápida de vehículos eléctricos sin cables e investigará cómo el uso de esta carga inductiva en entornos urbanos mejoran la comodidad y la sostenibilidad de la electromovilidad.

En una nota, Endesa explica que, junto a su matriz Enel, es la única eléctrica europea integrada en este consorcio, que cuenta con respaldo del Séptimo Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico (7PM) y en el que participan 17 socios.

Además de empresas privadas como Endesa, en el proyecto también están presentes centros de investigación y universidades europeas, así como ciudades colaboradoras, como Florencia y Barcelona, que es donde se ha organizado este jueves el lanzamiento del programa. ‘Unplugged’ cuenta con un presupuesto de 2,3 millones de euros y una duración de dos años y medio.

Endesa liderará el grupo de trabajo que, de forma pionera en el mundo,  construirá la estación de carga rápida por inducción, así como su integración con el dispositivo necesario dentro del vehículo, junto a la Fundación Circe de Zaragoza. Por su parte, Enel también desarrollará e instalará un sistema para la gestión y control del punto de recarga.

El método de carga de vehículos eléctricos mediante carga inductiva representa una nueva alternativa al método convencional de carga actual, que se realiza a través de la conexión de un cable entre el vehículo y el punto de recarga.

Con este nuevo método, el usuario del vehículo eléctrico no tendrá más que colocar su coche sobre una plataforma de carga situada en el suelo y, sin ningún tipo de contacto físico ni esfuerzo adicional, conseguirá cargar la batería de su vehículo.

Este sistema innovador se basa en la transferencia de energía inductiva (IPT) entre un dispositivo integrado en el vehículo eléctrico y otro enterrado en el pavimento. Esta tecnología es completamente inalámbrica, al no existir ni conexiones visibles entre el vehículo y el punto de recarga.

Este sistema, indica Endesa, es sencillo y cómodo para el usuario, puesto que al no tener que conectar físicamente ningún cable, no es necesario bajarse del vehículo durante la carga. Además, es seguro contra vandalismo, ya que todos los dispositivos se encapsulan en el vehículo y en el suelo.

Junto a esto, el sistema funciona en entornos adversos, incluidas temperaturas extremas, o sumergido en agua o cubierto de hielo y nieve. Además, no produce ningún impacto visual negativo en el paisaje urbano al estar todos los dispositivos ocultos en el pavimento.

En : General

Sobre el autor

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)