Boeing y Embraer crearán centro de investigación sobre biocombustibles

No Comentado

Boeing y Embraer crearán centro de investigación sobre biocombustibles

Las empresas aeronáuticas Boeing, de Estados Unidos, y Embraer, de Brasil, han anunciado un acuerdo para crear un centro de investigación tecnológica en el área de los biocombustibles para aviación.

A través de un comunicado conjunto, las empresas indicaron que planean abrir el centro en el Parque Tecnológico de la ciudad de Sao José dos Campos, a unos 100 kilómetros de Sao Paulo, donde Embraer tiene su sede principal. Allí podrán investigar y desarrollar un “biocombustible sostenible” y “reducir las emisiones de gas carbónico” en la industria de la aviación.

“El Memorando de Entendimiento”, como lo han denominado, prevé una fase de investigaciones conjuntas, y la “financiación y coordinación de esfuerzos” con universidades brasileñas y otras instituciones. Como aspecto clave en esta alianza destaca la “tradición” de Brasil en el desarrollo de combustibles alternativos.

En el año 2013, Boeing, Embraer y la estatal Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Sao Paulo (FAPESP, por su sigla en portugués) realizaron un estudio que identificó las “lagunas” y el “potencial” de los biocombustibles para aviación. Con una “producción sostenible”, el biocombustible para aviación reduce entre un 50% y 80 % la emisión de dióxido de carbono frente a los combustibles fósiles.

En el sector aéreo, las compañías indicaron que desde que se aprobó el uso de biofuel para aviación en 2011, unos 1.500 pasajeros han volado usando este combustible. Unos datos menores que se deben en parte a la falta de suministro garantizado de este combustible ecológico, tal y como anunció la aerolínea Lufthansa en 2012. A pesar de que la firma alemana había llevado a cabo pruebas durante seis meses en 2011 con aviones a biodiesel, declaró suspendida la fase piloto por la falta de abastecimiento.

La calificadora de riesgo Moody’s advirtió en un reciente estudio de que la “reserva de liquidez es crucial para la industria brasileña de azúcar y etanol”, este último el principal biocombustible del país, y que tuvo gran auge en la década pasada en la industria automotriz.

El etanol de caña de azúcar fue pionero en el desarrollo del biocombustible de aviación en 2008, con el lanzamiento de la aeronave agrícola Ipanema, de Embraer, pero en la actualidad el sector sufre con los “riesgos macroeconómicos y la “vulnerabilidad a los volátiles precios de la materia prima”, apuntó Moody’s.

En : General

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)