Brasil invertirá en transporte para siete ciudades

No Comentado

Brasil invertirá en transporte para siete ciudadesLa presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció que el país desarrollará un nuevo paquete de inversiones en planes de movilidad urbana, mediante el cual serán destinados 3.800 millones de reales (1.166millones de euros) a mejoras en siete ciudades del país.

Las inversiones se concentrarán en las ciudades de Brasilia, Goiania, Palmas, Joao Pessoa, Campo Grande, Sao Luis y Natal, en las que, según afirmó Rousseff, serán construidas nuevas redes de autobuses, trenes y metros, a fin de atender “las demandas de una población que quiere una mejor calidad de vida”.

La presidenta pareció referirse a las masivas protestas registradas en todo el país en junio pasado, que estuvieron centradas en quejas por la mala calidad de los servicios públicos, especialmente en el transporte, la salud y la educación.

Rousseff aseguró que estas obras que se desarrollarán en el área de transporte constituyen una “deuda histórica” con la sociedad brasileña.

“Estamos haciendo en el siglo XXI lo que se debería haber hecho en el siglo XX y estamos muy atrasados, porque no hicimos lo que debíamos hacer cuando debíamos hacerlo”, puntualizó.

Las inversiones serán gestionadas por los gobiernos regionales y municipales, a los que la presidenta animó a apostar en la construcción de redes de metros y trenes, debidamente conectadas con los servicios de autobuses.

“Una ciudad sin un transporte público de alta calidad se torna inviable”, declaró Rousseff.

Esta nueva red de transporte puede ser de gran apoyo para el aumento de turistas que visitarán el país durante el desarrollo de la Copa Mundial, pero los brasileños no han parado de protestar contra el evento deportivo.

La presidenta de Brasil no se refirió al tema, pero si lo hizo el ministro de Deportes, Aldo Rebelo, quien denunció que existe una campaña contra la Copa del Mundo, pero aseguró que esta no prosperará.

“Hay una campaña contra la Copa, de sectores desesperados, de parte de los medios (de comunicación) que piensan que pueden ofrecer espacio para ese tipo de mala voluntad”, dijo el ministro en una entrevista con corresponsales extranjeros.

“No creo que las campañas surtan efecto ni que haya grandes manifestaciones contra la Copa, la gran manifestación será de celebración de la Copa”, aseguró.

“La población protegerá la Copa. La Copa del Mundo es una fiesta del fútbol mundial que se autoprotege”, expresó, y comparó la situación a las críticas a los recientes Juegos Olímpicos de invierno en Sochi, que afirmó quedaron disipadas cuando el evento comenzó.

Más de un millón de brasileños salieron a las calles en junio pasado, durante la Copa Confederaciones, para reclamar mejores servicios públicos de transporte, educación y salud, y criticar los gastos públicos para el Mundial. Las protestas han continuado, incluso bajo el lema “No habrá Copa”, aunque con mucha menor intensidad.

Rebelo aseguró que las obras de los tres estadios que faltan por terminar (Cuiabá, Curitiba y Sao Paulo, este último previsto para acoger la inauguración del Mundial el 12 de junio) se han acelerado, y estarán listas para la Copa y los eventos test previos.

A 90 días del Mundial, Brasil ha recibido críticas por la demora para concluir los 12 estadios.

“Estamos trabajando mucho para que sea la mejor de las Copas, lo tiene todo para serlo”, afirmó Rebelo.

El ministro también minimizó las preocupaciones sobre una eventual falta de oferta hotelera, o sobre la capacidad de los aeropuertos para recibir a los tres millones de turistas brasileños y 600.000 extranjeros que se estima se desplazarán por todo el país durante la Copa, del 12 de junio al 13 de julio.

En : General

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)