El ebitda de ACS bajó un 14,5% en marzo

No Comentado

ACS, el grupo constructor español, informó el pasado jueves que su resultado bruto de explotación (ebitda) a marzo registró una caída de un 14,5 por ciento a 648 millones de euros, comparado con el mismo periodo del año anterior, afectado por variaciones de tipos de cambio respecto al euro.

Los analistas de Reuters habían estimado un resultado operativo de explotación de unos 681 millones de euros.

Sin tener en cuenta la depreciación del dólar australiano y del dólar norteamericano, el resultado bruto de explotación habría caído un 5,4 por ciento, afectado por desinversiones y el impacto de la puesta en marcha de una empresa de servicios de minería.

El impacto negativo de estos tipos de cambio afectó los ingresos, que cayeron un 3,4 por ciento a 8.800 millones de euros, comparado con los 8.864 millones de euros previstos por los analistas, y a la cartera de pedidos.

La cartera también reportó una baja del 15,4 por ciento, en el primer trimestre del año, a 63.874 millones de euros. Si se excluye el efecto de las divisas, el cambio de perímetro de consolidación del grupo, que ha vendido los negocios de servicios de la filial alemana Hochtief y de telecomunicaciones de la australiana Leighton, el descenso se reduce al 1,8 por ciento.

En el negocio de construcción, las ventas en España reportaron una baja del 14 por ciento mientras que las del resto de Europa cayeron casi un 20 por ciento. Las ventas en la región Asia-Pacífico descendieron un 8,2 por ciento y en América se logró un crecimiento de un 10,7 por ciento.

La constructora española cerró el primer trimestre del año con un beneficio neto atribuible que ascendió un 20,2 por ciento a 202 millones de euros y con una deuda neta de 4.579 millones de euros, por encima de los 4.235 millones de euros con los que terminó en el 2013. A esta cifra habría que sumar otros 3.878 millones de euros de pasivos fuera de balance correspondientes a activos mantenidos para la venta.

La semana pasada Hochtief también presentó sus beneficios trimestrales que, antes de impuestos, son mejores a los estimados, mientras que los intentos de reestructuración de Leighton impulsaron las ganancias y ayudaron a compensar un rendimiento más débil en Europa.

En : General

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)