Bayer, a bordo de un avión futurista

No Comentado

Bayer, a bordo de un avión futurista

El proyecto innovador del segundo avión Solar Impulse está listo, y se espera que se convierta en el primer avión que de la vuelta al mundo sin combustible en 2015.

La aeronave futurista ha sido presentada en Payerne (Suiza), y lleva a bordo numerosos productos y soluciones innovadoras de Bayer MaterialScience, que hacen que el avión sea especialmente ligero y eficiente energéticamente.

Bayer ofrece, entre otros productos, un aislamiento de alta eficiencia para la cabina. Las propiedades del aislante de alto rendimiento Baytherm ® Microcell son un 10% mayores que el estándar actual.

El aislamiento eficaz es un elemento especialmente importante para la aeronave, ya que debe soportar variaciones de temperatura de entre menos de 40 grados celsius por la noche, y más 40 grados durante el día. Aparte de en la cabina, la espuma rígida de poliuretano de Bayer MaterialScience también se utiliza para aislar las baterías.

Baytherm ® Microcell se utiliza para la puerta del avión, mientras que el resto de la estructura de la cabina está hecha de otro tipo de espuma rígida de poliuretano de Bayer MaterialScience.

Bayer también suministrará un material compuesto de fibra de poliuretano / carbono para el cierre de las puertas, así como unas finas hojas transparentes de policarbonato de alto rendimiento para la ventana.

Bayer MaterialScience, socio oficial del proyecto desde el año 2010, se ha comprometido a proporcionar productos y soluciones sostenibles.

“El proyecto Solar Impulse demuestra cómo nuestras innovaciones pueden ayudar a preservar el planeta y sus recursos naturales, mejorar la vida de las personas y crear valor”, declaró Richard Northcote, miembro del Comité Ejecutivo de Bayer MaterialScience responsable de sostenibilidad.

Durante su viaje alrededor del mundo, la aeronave se abastecerá exclusivamente de energía solar. De acuerdo con la información publicada en la página web de Bayer, esta energía se generará a través de las aproximadamente 17.200 celdas solares situadas en las alas, que con 72 metros tienen un tamaño similar al de un gran avión de pasajeros. La aeronave, sin embargo, tan solo pesa 2,3 toneladas.

El nuevo avión contiene numerosas mejoras a raíz de un primer prototipo, que demostró en 2010 que es posible volar día y noche solo con energía solar. Esta primera aeronave ha completado numerosos vuelos, entre ellos un viaje reciente de costa a costa por los Estados Unidos.

El segundo modelo llevará a cabo una serie de vuelos de prueba este año, antes de emprender su gran misión en marzo del próximo año.

Bertrand Piccard y André Borschberg, fundadores del proyecto Solar Impulse hace más de diez años, han sido los encargados de presentar la aeronave.

“La iniciativa Solar Impulse tiene carácter científico e innovador. También tiene una vertiente filosófica, dado su objetivo por concienciar a la sociedad acerca de la necesidad de ahorrar recursos energéticos de nuestro planeta. En línea con su misión Science for a Better Life (Ciencia para una vida mejor), sin Bayer este avión solar no habría sido lo suficientemente ligero y eficiente como para poder volar día y noche sin combustible“, afirmó Piccard.

En : General

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)