Iberdrola invierte en Castilla y León

No Comentado

Iberdrola, presidido por Ignacio Sánchez Galán,  invertirá un total de 180 millones de euros hasta el año 2018 en la modernización de su red de distribución de energía eléctrica en Castilla y León.

Iberdrola inició ayer el despliegue de las redes inteligentes en Burgos, en el marco de la implantación paulatina de la nueva malla de distribución eléctrica en Castilla y León. La iniciativa, que arrancó el mes de abril pasado en Salamanca, beneficiará a 12.700 puntos de suministro de la capital burgalesa y supondrá una inversión directa de casi 1,3 millones euros.

Iberdrola trabaja en la sustitución de los contadores tradicionales por los nuevos equipos, que cumplen con las especificaciones del Real Decreto de Telegestión, para que todos los instalados en suministros con potencia contratada inferior a 15 kilovatios (kW) permitan la telegestión antes de 2018. Adecuará además 70 centros de transformación de los que tiene en Burgos para adaptarlos a este nuevo modelo de distribución.

Iberdrola, con alrededor de 290.000 puntos de suministro en la provincia burgalesa, prevé culminar entre 2012 y 2018 el despliegue de su red inteligente, que servirá, entre otras cosas, para mejorar la calidad del suministro. Aparte de en Salamanca y en urgos, la empresa ha comenzado la renovación de sus infraestructuras en León. Iberdrola prevé que para 2018 los cerca de 1,6 millones puntos de suministro a los que da servicio en Castilla y León sen encuentren dotados de contadores inteligentes y que, a la vez, sus más de 15.360 centros de transformación también funcionen con este tipo de tecnología.

El despliegue de Iberdrola se enmarca en el proyecto STAR (Sistemas de Telegestión y Automatización de la Red), que el grupo lleva a cabo en las regiones donde tiene red de distribución y que implicará una inversión en Castilla y León, a lo largo de siete años, de 180 millones de euros, informó a través de un comunicado de prensa

Estas instalaciones, afirma Iberdrola, permitirán “no sólo la modernización de la infraestructura eléctrica, sino también un impulso relevante de la economía castellano y leonesa a través de contratos con empresas locales. Este proyecto conllevará además una mayor contratación de personal cualificado”, asegura en la nota.

Iberdrola recuerda sus «fuertes raíces» en la comunidad autónoma de Castilla y León, donde nació hace más de 100 años. Gracias a ese compromiso con Castilla y León, posee 5.930 MW de potencia instalada, 236 subestaciones, más de 15.360 centros de transformación, unos 6.330 kilómetros de líneas de muy alta y alta tensión, más de 20.300 kilómetros de líneas de media tensión y cas 26.300 kilómetros de líneas de baja tensión. Su número de clientes se eleva a 1,6 millones y cuenta con 1.200 empleados.

Entre las ventajas de las redes inteligentes destacan la integración de la generación distribuida, la posibilidad de una implantación masiva del vehículo eléctrico con la identificación eficaz del usuario y la mejora en la eficiencia del consumo. En este apartado, permitirán la prestación de servicios a distancia, como la lectura en tiempo real, la tramitación de las altas o bajas de los contratos o la modificación de la potencia contratada.

Iberdrola podrá supervisar lo que ocurre en la red eléctrica y detectar cualquier anomalía: si la tensión es o no correcta, si la potencia está equilibrada o si hay pérdidas.

En : General

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)