NH Hotel Group regresa a Cuba

No Comentado

NH Hoteles SA en sociedad con la compañía estatal de turismo Grupo Caribe, ha logrado la reapertura del famoso Hotel Capri en La Habana, Cuba, en diciembre de 2013, luego de estar cerrado más de una década.

Diseñado por el arquitecto cubano José Cánaves en el 1956 y construido en 1957, el Hotel Capri fue uno de los sitios favoritos de los mafiosos. El night-club del hotel estuvo manejado por Charles Tourine (The Blade), en tanto que Nicholas di Costanzo (The Fat Butcher) administraba el casino. Ambos eran figuras de poco renombre asociadas con capos más conocidos del bajo mundo como Meyer Lansky y Santo Trafficante. George Raft se convirtió en la cara pública de la celebridad de las apuestas del Capri y el club nocturno.

Los días en que La Habana era un imán para actores de cine y mafiosos terminaron con la revolución castrista de 1959 y el hotel entró en un lento declive. Comenzó a funcionar bajo la administración del Estado y albergó a numerosas celebridades como cantantes y escritores. En 1997, militantes anticastristas del exilio colocaron una bomba en el lobby que causó graves daños. El Capri sobrevivió, pero igual que tantos otros edificios, se fue deteriorando por falta de mantenimiento y cerró a principios del año 2000.

La instalación turística, ubicada en la céntrica esquina de las calles N y 21, en el barrio capitalino El Vedado, contó con una inversión de más de 33 millones de pesos cubanos para su restauración.

Esta famosa instalación hotelera cuenta con 19 pisos y 250 habitaciones. Se ha tratado de ser fiel a la historia del Capri en su restauración. Cuenta con detalles como los pulidos pisos de granito art-deco con incrustaciones de bronce que encajan justo en una ciudad en la que siguen circulando automóviles clásicos Chevrolet y Cadillac. En el lobby hay sofás bajos estilo años 50 y en algunas de las habitaciones cuelgan viejas fotos de paisajes urbanos.

El Capri es considerado uno de los tres hoteles habaneros más importantes de su era en el plano arquitectónico.

Las concesiones al mundo moderno incluyen un servicio de Wi-Fi en todo el edificio, que hay que pagar por separado. El que fuera el pent-house es hoy un restaurante elegante con manteles blancos y cómodas sillas color lavanda. El Salón Rojo es un popular disco cuya entrada cuesta diez dólares, donde no está permitido el juego.

Grupo Caribe es propietario del hotel y la cadena española NH Hoteles SA se hace cargo de su administración.

En : General

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)