El Banco de Inglaterra asegura que los tipos negativos forman parte de su arsenal

Comment Off

El Banco de Inglaterra asegura que los tipos negativos forman parte de su arsenal

Andrew Bailey, el gobernador del Banco de Inglaterra ha informado que los tipos de interés negativos forman parte de la batería de herramientas a disposición de la institución, al tiempo que ha informado que la institución no carece de potencia de fuego para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia de Covid-19.

“Nuestra caja de herramientas incluye la posibilidad de tasas negativas”, ha afirmado Bailey en su intervención en la conferencia de política monetaria de Jackson Hole, que este año se celebra bajo un formato virtual por la pandemia de coronavirus.

“No nos hemos quedado sin potencia de fuego de ninguna manera, y para ser honesto, desde el aventajado punto de vista de hoy parece que fuimos demasiado cautelosos sobre nuestra potencia de fuego antes de la Covid“, ha apuntado.

El pasado 6 de agosto, el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra decidió por unanimidad mantener el tipo de interés de referencia para sus operaciones en el mínimo histórico del 0,1%, así como seguir adelante sin cambios con su actual programa de compra de activos por importe de 745.000 millones de libras esterlinas (832.478 millones de euros).

Por otro lado, la institución revisó al alza sus proyecciones macroeconómicas, que apuntan a una contracción del PIB del Reino Unido del 9,5% en 2020, frente a la caída del 14% prevista el pasado mes de mayo, con un rebote del 9% en 2021, que continuará en 2022 con un crecimiento estimado del 3,5% del PIB, cuando en mayo había pronosticado una expansión del 15% el año que viene y del 3% el siguiente.

El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra volverá a reunirse el próximo 17 de septiembre.

Además, el Banco de Inglaterra ha informado que a partir del 1 de octubre, los bancos del Reino Unido deberán solicitar ayuda temporal de la Autoridad de Regulación Prudencial del Banco de Inglaterra cuando experimenten mayores impactos en sus posiciones de negociación que los estimados por los modelos de negociación internos.

Cuando los efectos de la volatilidad superan esas predicciones de “valor en riesgo” durante tiempos normales, se puede exigir a los bancos que mantengan más capital para protegerse contra las pérdidas. Debido a que en marzo el brote de coronavirus provocó grandes fluctuaciones en el mercado, el Banco de Inglaterra actuó rápidamente para dar a los bancos la capacidad de compensar el costo de capital a través de excepciones a sus modelos de valor en riesgo. Esa ayuda expirará el 30 de septiembre.

El Banco de Inglaterra dijo la semana pasada que los bancos ahora deberán solicitar cualquier ayuda antes del 31 de diciembre de 2021.

Sobre el autor

Artículos Relacionados