La inversión extranjera en España se duplica hasta agosto

No Comentado

 La inversión extranjera en España se duplica hasta agosto

La inversión extranjera en España se ha duplicado entre enero y agosto de este año respecto al mismo período de 2012, según ha indicado el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, cifrándose en 19.400 millones de euros, frente a los 9.000 millones del año pasado.

Tras asegurar que la evolución del sector exterior es “impresionante”, el responsable de Economía se ha mostrado convencido de que 2014 será un año de “recuperación”, que se concretará en “tasas de crecimiento perceptiblemente positivas”.

Durante su intervención en el Foro Expectativas Económicas que se ha celebrado este martes en la Alhóndiga de Bilbao, De Guindos ha manifestado que todos los datos relativos a la economía española “son positivos”, si bien “sigue teniendo problemas acumulados muy importantes”, como la situación del mercado laboral.

España se encuentra “en la dirección adecuada de la salida de la crisis“, según sus palabras, porque “todas las variables flujo van en el sentido y dirección correctas”, aunque “el problema acumulado” hará que todavía se deba abordar “problemas muy difíciles”. Lo “fundamental”, no obstante, es que “las variables flujo están corrigiendo los enormes desequilibrios” que se acumularon “durante los años de bonanza”.

A su juicio, es “una demostración clara” de ello que existe una mejor percepción de la economía española, de forma que la inversión directa extranjera se ha duplicado entre enero y agosto. Las cifras  han pasado de los más de 9.000 millones de euros en los ocho primeros meses de 2012 a los 19.400 millones de euros en el mismo periodo de 2013.

Tras asegurar que “hay indicadores” de la economía española que antes “estaban en rojo y ahora están en verde”, ha apuntado que ello indica que “se va en la dirección correcta”. En esta línea, ha manifestado que la situación es “mucho mejor que hace año y medio”, con la economía española en una “situación muy difícil, en circunstancias muy complicadas”.

El ministro de Economía ha afirmado que esta mejora se debe a dos factores: al futuro del euro, sobre el que antes existían dudas y ahora no las hay –un factor que había “golpeado” especialmente a España–; y a que se ha vuelto a percibir en los últimos 14 ó 15 meses, la economía española “se ha vuelto a percibir como  competitiva y con capacidad para generar crecimiento a medio y largo plazo”.

Ello está relacionado, según Luis de Guindos, con la evolución del sector exterior, “realmente impresionante”, ya que no existe, en la actualidad, ninguna economía europea en la que las exportaciones estén creciendo por encima del 6 por ciento. Además, España se aproximará a un “equilibrio en la cuenta comercial” y arrojará un superávit de la cuenta corriente de balanza de pagos de más del 2 por ciento del PIB.

El ministro ha insistido en que “todos los desequilibrios de la economía española se están corrigiendo”, se han puesto “en orden” las Cuentas Públicas y se ha logrado una “percepción y situación real de solvencia” de la banca española.

También ha defendido la Reforma Laboral como causa de “competitividad” porque actúa “sobre el proceso de flexibilidad interna de las empresas” y la “formación de salarios”.

Por ello, aunque no ha querido ser “triunfalista”, De Guindos ha constatado que la actual coyuntura económica “es totalmente distinta”. “Es una recuperación suave y tenue, pero al menos es recuperación. Por ello, ha afirmado que el hecho de que 2014 sea “un año de recuperación” es “extremadamente positivo”, también desde el punto de vista de la “propia autoestima”.

El ministro ha recordado que el pasado año el déficit acabó el 6,9 por ciento del PIB y se prevé concluir 2013 en el 6,5 por ciento. En este sentido, ha calificado de “francamente bueno” el comportamiento de comunidades autónomas y ayuntamientos en el cumplimiento del déficit establecido. También ha señalado que la “posible desviación” de la Seguridad Social se compensará con otras partidas.

Por ello, aspira a ir reduciendo el déficit público este año, para llegar al 5,8 por ciento en 2014 y acabar en el 3 por ciento del PIB en 2016, objetivo que cree “factible” si se produce recuperación económica.

Además, aunque ha admitido que España tuvo “una recaída” económica en 2011, la situación es “ahora completamente distinta” a la de aquel ejercicio, entre otros motivos, porque el déficit público es ahora mucho menor, la situación de la banca española es “completamente distinta”, se han ajustado los precios inmobiliarios y, además, el país “es mucho más competitivo”.

Por ello, ha insistido en que 2014 “va a ser un año de recuperación” y se concretará en “tasas de crecimiento perceptiblemente positivas”.

Además, ha recordado que la salida de la crisis de la economía española “siempre es idéntica”, con un “tirón” de la exportaciones, “corrección del déficit exterior”, la percepción de que la economía es “competitiva”, un incremento de la inversión, a la que, más tarde se suma la inversión doméstica, y, posteriormente, “la recuperación del consumo”.

En su opinión, a fecha de hoy, el país ha pasado “la primera etapa” con, “incluso una subetapa” de la recuperación, que se refleja en las cifras de inversión extranjera. Aunque, en su opinión, “queda la recuperación del consumo”, las cifras del INE referentes al comercio minorista inicia “una mejora”, por vez primera en tres años.

El ministro de Economía ha afirmado que las próximas citas electorales no condicionarán las reformas previstas por el Gabinete Rajoy, porque “tiene absolutamente claro que el principal éxito político será sacar a España de la crisis”, por lo que “hay que continuar tomando medidas”. “El compromiso del Gobierno es avanzar por ese camino; se ha avanzado bastante, pero queda por hacer”, ha aclarado.

Entre medidas previstas, ha destacado ha propia Ley de Cajas, la de Unidad del Mercado, la Ley de Servicios y Colegios Profesionales, la Nueva Ley Financiera, así como la propia reducción del déficit público y el ajuste presupuestario.

“La política económica española se va a hacer cada vez más en las instituciones comunitarias, y ahí, nuestro Plan Nacional de Reformas prácticamente está cumplido. Quedan cosa por hacer, pero creo que lo peor que podría pasar es que este espíritu reformista fuera languideciendo. Estoy convencido de que, conociendo al presidente de Gobierno, no va a ser así”, ha manifestado.

De Guindos se ha referido también a la evolución de la economía internacional, para afirmar que el euro “ha dejado de ser un problema”, y los conflictos se centran “en otros entornos”. “Ya no se dice que el euro era el principal elemento de inestabilidad de la economía mundial. No se va a romper, no se ha roto”, ha dicho.

Ha afirmado que, ahora, esas preocupaciones “tienen que ver con la política monetaria en EE.UU.” o las “incertidumbres” relativas a su política fiscal.

El responsable de Economía ha asegurado que la recesión ha abandonado Europa y la economía de la zona euro se está “reequilibrando”, de forma que los “países vulnerables” ganan “competitividad” respecto a los “centrales”.

El “principal desafío” de la UE será, en los próximos meses, “la unión bancaria”, que hará del Banco Central Europeo “el supervisor único”. “Es fundamental”, ha defendido.

Por último, de Guindos ha recordado el test de estrés que el BCE va a efectuar sobre la banca europea, lo que el ministro considera “una prueba importante”. En su opinión, es preciso que la prueba se realice de manera “transparente e independiente”, para “eliminar muchas de las dudas que existen sobre el sistema bancario” europeo. “Tenemos que aprovechar esta revisión de la calidad de los activos bancarios para dispersar esas dudas”, ha afirmado.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)