Los préstamos a hogares y empresas de la eurozona crecen en julio

Comment Off

Los préstamos a hogares y empresas de la eurozona crecen en julio

Los préstamos a los hogares y empresas de la eurozona han crecido en julio un 3% y un 4,1%, respectivamente, manteniendo el mismo ritmo de expansión que en el mes anterior.

De acuerdo con los datos que ha publicado el Banco Central Europeo (BCE) esto representa el mayor incremento desde el año 2009.

Los préstamos a empresas, ajustados por ventas y titulizaciones, aumentaron en julio un 4,1% interanual, en línea con el dato de junio, cumpliendo 34 meses seguidos al alza. De hecho, el ritmo de crecimiento observado en julio fue el mayor desde mayo de 2009.

Los préstamos a hogares, ajustados por ventas y titulizaciones, se elevaron el mes pasado un 3% interanual, igual que en junio, su mayor alza desde febrero de 2009, sumando 44 meses seguidos de expansión.

Los préstamos hipotecarios para la compra de vivienda, el principal componente del crédito a las familias, han subido un 3,4% interanual en julio, frente al 3,1% del mes anterior, registrando su mayor repunte desde septiembre del año 2011.

Por otro lado, el BCE ha indicado que la masa monetaria M3, la medida de control monetario más amplia, se ha elevado en julio un 4% respecto al mismo mes de 2017, medio punto porcentual por debajo del crecimiento del 4,5% del mes anterior.

Los especialistas de ING han explicado que, a pesar de que el crecimiento de los préstamos a las empresas y particulares es el más rápido desde la crisis, el cambio en el crecimiento del crédito se ha ralentizado, y al compararlo con el mes anterior no se registraron cambios.

Bert Colijn, economista senior para la eurozona de ING, ha señalado que “el ritmo de crecimiento respalda las inversiones en la economía, pero el impulso de crédito sigue siendo bastante débil” y ha destacado que “resulta alentador que la reciente incertidumbre económica global no se ha traducido en un crecimiento más lento de los préstamos”.

Por otro lado, el experto ha advertido que “en la superficie, la evolución monetaria no fue del todo mala, pero no proporciona la potencia de fuego necesaria para un fuerte final de año”.

Sobre el autor

Artículos Relacionados