Reino Unido ordena el cese de actividad de la filial de Wirecard

Comment Off

Reino Unido ordena el cese de actividad de la filial de Wirecard

El supervisor de los mercados del Reino Unido, la Autoridad de Conducta Financiera (FCA), ha ordenado el cese de “todas las actividades reguladas” de Wirecard Card Solutions, filial británica de servicios de pago de la fintech alemana Wirecard, que inició el proceso para declararse en suspensión de pagos tras detectarse un agujero contable de 1.900 millones de euros.

De este modo, la FCA ha requerido a la entidad que se abstenga de disponer de ningún activo o fondo y le ordena que no realice ninguna actividad regulada, así como que informe a sus clientes a través de su web de que ya no le está permitido realizar actividades reguladas.

“Hemos tomado medidas adicionales para exigir a la entidad que cese todas las actividades reguladas para proteger aún más el dinero de los clientes (…). Nuestro objetivo principal es proteger los intereses y el dinero de los consumidores que usan Wirecard“, ha indicado el supervisor financiero británico.

Wirecard Card Solutions cuenta con autorización y está supervisada por la FCA para la emisión de dinero electrónico y la provisión de servicios de pago, incluyendo la emisión de dinero electrónico en tarjetas prepago.

La Autoridad ya había aplicado una serie de condiciones a la actividad de Wirecard en Reino Unido el pasado 19 de junio, después de que la firma alemana de servicios de pago admitiese que el auditor había detectado un agujero contable de 1.900 millones de euros.

En este sentido, la FCA ha explicado que la normativa sobre dinero electrónico obliga a Wirecard a adoptar medidas para salvaguardar el dinero de sus clientes, para lo que la entidad debe mantener este separado de sus propias cuentas o en otros bancos, aunque ha advertido de que el Plan de Compensación de Servicios Financieros no se aplica a actividades como la emisión de dinero electrónico o servicios de pago.

La firma alemana de servicios de pago Wirecard presentó este jueves una solicitud ante los tribunales competentes para iniciar el procedimiento para declararse en suspensión de pagos “debido a su insolvencia inminente y sobreendeudamiento”.

Wirecard había reconocido la semana pasada que puede haber sido víctima de un fraude “de proporciones considerables” después de anunciar un nuevo retraso en la publicación de sus cuentas anuales como resultado de una irregularidad contable de 1.900 millones de euros.

Wirecard informó de que la firma de auditoría EY no había encontrado “suficientes pruebas” de que los balances de efectivo en las cuentas fiduciarias de la empresa contaran con 1.900 millones de euros, que representan cerca del 25% del balance total de la compañía.

En este sentido, este lunes la fintech admitió que la hipótesis más probable es que los 1.900 millones que no pudieron ser encontrados por el auditor no existan. “El consejo de administración de Wirecard considera que existe una probabilidad predominante de que no existan saldos de cuentas bancarias por un monto de 1.900 millones de euros”, anunció.

Sobre el autor

Artículos Relacionados