El coste medio de la financiación del Tesoro Público, en el 2,46%

No Comentado

El coste medio de la financiación del Tesoro Público, en el 2,46%

El coste medio de la financiación del Tesoro Público español se situó en el 2,46% en 2013, porcentaje 92 puntos básicos inferior al registrado en 2012.

Por su parte, el diferencial entre el bono español a diez años y el correspondiente bono alemán se redujo en 2013 en 170 puntos básicos, hasta alcanzar en diciembre un valor medio de 234 puntos, según la Memoria del Mercado de Deuda Pública del Banco de España.

La emisión neta de deuda alcanzó un valor de 70.316,8 millones de euros en 2013, lo que representa un aumento del 15,4% respecto a los 60.944,5 millones captados en 2012. En cuanto a su composición, el 93,5% de la emisión neta total (65.755,5 millones de euros) se instrumentó mediante bonos y obligaciones, mientras que el Tesoro Público hizo colocaciones netas de letras por un valor nominal de 4.561,3 millones de euros.

El pasado año, el Tesoro Público emitió letras a nueve meses y bonos a dos años. Como consecuencia del aumento del peso de la financiación en el segmento de medio plazo, la vida media de la deuda anotada del Estado se redujo ligeramente, hasta situarse al final de 2013 en 5,9 años, frente a los seis años de 2012.

Por su parte, la emisión bruta en 2013 registró un incremento del 10,5% y ascendió a 235.280,0 millones de euros, frente a los 212.854,1 millones de 2012. Por instrumentos, la mayor actividad correspondió, como es habitual, a las letras a un año y, en menor medida, a las obligaciones a diez años.

El programa de financiación de 2013 se materializó fundamentalmente mediante subastas, celebrándose un total de 111 subastas ordinarias, de las cuales 48 correspondieron a letras y 63 a bonos y obligaciones. En media, la demanda situó la ratio de cobertura en 2,8 veces el volumen adjudicado.

Además, el Tesoro Público siguió recurriendo a la sindicación para emitir los primeros tramos de las obligaciones del Estado. Mediante este método se lanzaron dos nuevas referencias a diez años en los meses de enero y mayo, por importe de 7.000 millones de euros cada una de ellas, así como la nueva obligación de referencia a 15 años, por un importe de 3.500 millones de euros, en julio, y otra a 30 años, con 4.000 millones de euros, en octubre.

La negociación en el mercado de deuda del Estado creció en 2013 un 4,9% respecto al año anterior y se situó en 15,1 billones de euros, y la realizada en el ámbito de titulares del mercado se incrementó un 13,4%, mientras que en el  segmento de terceros cayó un 3,3%. Esta evolución, que mantuvo la tendencia de los últimos años, hizo que, por primera vez, la negociación entre titulares, con un 53% del total, haya superado a la contratación con terceros.

En cuanto a los distintos instrumentos, la actividad siguió centrada en los bonos y obligaciones no segregados, que pasaron de representar el 76,8% en 2012 a suponer el 78,8% del total. En sentido contrario, la cuota de negociación con letras del Tesoro bajó desde el 20,6% en 2012 al 18,5% en 2013. La participación de los instrumentos segregados se mantuvo casi estable, subiendo apenas una décima, hasta el 2,7%.

En 2013, la variación más significativa en las tenencias de saldos de deuda pública fue el cuantioso aumento, de 51.800 millones de euros, registrado en la cartera de los inversores no residentes, materializado principalmente en bonos y obligaciones, aunque también fueron destacables los incrementos correspondientes al grupo de otras instituciones financieras (22.800 millones), a las empresas no financieras (7.400 millones) y a las entidades de crédito (3.300 millones). De este modo, los inversores no residentes siguen siendo el grupo más importante en términos cuantitativos y mantienen en sus carteras el 41,1% del saldo vivo de bonos y obligaciones.

En relación con las letras del Tesoro Público, destaca el aumento de las tenencias de los inversores no residentes por un importe de 21.700 millones. También en el caso de las letras del Tesoro, el grupo de inversores no residentes fue el de mayor importancia cuantitativa, ya que su posesión alcanzaba el 61,3% del saldo vivo a final de 2013.

Por último, la deuda de otros emisores admitida a negociación en el Mercado de Deuda Pública en Anotaciones creció en 16.582 millones de euros durante el año 2013, de los que 3.480 millones de euros correspondieron a las comunidades autónomas y 13.102 millones de euros a otras instituciones públicas, en particular al Fondo para la Financiación del Pago a Proveedores.

Por último, el año pasado continuó el descenso de los inversores no residentes dentro del reparto del saldo total de deuda de las comunidades autónomas y otras instituciones públicas, bajando su cuota en 9,4 puntos porcentuales, y abarcando un 29,6% del saldo total al cierre de 2013. Asimismo, perdieron el puesto de principal grupo inversor, como consecuencia del avance del sistema crediticio, cuya cuota se incrementó en 16,5 puntos porcentuales, hasta llegar al 48,3% del total.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)