La comida rápida es motor de empleo en Estados Unidos

No Comentado

Estados Unidos ha recuperado el nivel de empleo que tenía antes del comienzo de la crisis. La tasa de desempleo ha alcanzado el 6,7 por ciento comparado con el 10 por ciento reportado en el 2009. Sin embargo, hoy en día, hay más de 10 millones de estadounidenses que continúan buscando trabajo.

Si bien estas cifras ponen en evidencia una mejora en la economía de Estados Unidos y apuntan a una aparente salida de la crisis, el informe de National Employment Law Project señala que el crecimiento se ha basado en empleo mal pagado, no cualificado y precario.

El diario The New york Times ha publicado este lunes que la nación americana se recupera gracias al trabajo en restaurantes del sector de comida rápida o en centros comerciales.

Michael Evangelist, autor del informe en The New york Times, ha señalado que “el mercado de la comida es la que está empujando a la parte baja de la economía, la recuperación de empleo en esos sectores es absolutamente fenomenal (…) Si esto es la realidad, si estos empleos están aquí para quedarse y van a formar una parte importante de la economía, la pregunta es, ¿cómo los mejoramos?”.

Las empresas en Estados Unidos no tienen ningún tipo de presión para incrementar los salarios ante los más de 10 millones de americanos que se mantienen buscando trabajo. Con este panorama, la media de ingresos en una familia estadounidense ha reportado una baja desde los 55.627 dólares (40.157 euros) al año en 2012 a los 51.017 dólares (36.829 euros) de media en 2013.

Las fuentes de empleo se encuentran en las industrias que ofrecen salarios muy bajos. Según el estudio del National Employment Law Project, hay un millón de empleos menos en industrias de salarios medios, como sanidad o el sector inmobiliario que antes de que se presentara la crisis en Estados Unidos. El crecimiento en restaurantes, tiendas o empresas de manejo de residuos conformaban el 40 por ciento del crecimiento del sector privado. Por otra parte, todos aquellos trabajos con buenos salarios, como los de ingenieros o médicos han crecido, pero sólo representan el 9 por ciento de los empleos creados.

Este reporte se presenta en momentos en que el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha apoyado una propuesta para elevar el salario mínimo de los 7,25 dólares actuales a 10,10 dólares. Estados como California, Nueva York, New Jersey, Connecticut o Rhode Island ya han elevado su salario mínimo.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)