El fraude electrónico alcanza los 310 millones de euros en América Latina

No Comentado

El fraude en el comercio electrónico en América Latina y el Caribe alcanza los 430 millones de dólares (310.6 millones de euros) al año.

Un estudio publicado en Santo Domingo por José Luis Vargas, director para el Caribe de FICO, una de las empresas líderes en la prevención de esas prácticas ilícitas, señala que el fraude ha aumentado un 15 por ciento en el mundo, para el último año, lo que equivale a una falsificación cada tres segundos.

Durante el encuentro de la industria de servicios financieros en la región caribeña para combatir el fraude bancario que organizó FICO, Vargas ha explicado que “donde crecen las tarjetas de crédito es donde atacan los defraudadores” y asegura que un 40 por ciento de los fraudes financieros está relacionado con tarjetas de crédito.

Por otra parte, Vargas ha comentado que el fraude que se comete con mayor frecuencia en América Latina y el Caribe afecta a las transacciones internacionales.

El directivo de FICO ha señalado cómo es el modus operandi “te roban la identidad en tu país o en otro en el que estás viajando y luego hacen los consumos en un país donde es común que se hagan compras de grandes montos para que no haya verificación”.

El fraude a las entidades bancarias de la región a través de Internet ya supera los 50 millones de dólares (36.12 millones de euros) anuales.

Los países donde se registran mayor cantidad de fraudes en América Latina son México, Venezuela y Argentina. En la Región del Caribe destaca República Dominicana.

José Luis Vargas destaca que República Dominicana es más vulnerable al fraude electrónico que otros países de la región porque es el mercado que ha reportado más crecimiento en cuanto al consumo de tarjetas de crédito. Por otra parte, carece de la infraestructura tecnológica para prevenirlo.

El mercado de tarjetas de República Dominicana ha registrado un crecimiento anual del 18 por ciento, del cual el 85 por ciento corresponde a crédito y el 15 por ciento a débito. Se estima que se realizan 54 millones de transacciones.

Para Vargas, “es muy cómodo poder hacer banca online a través de tabletas y el teléfono, pero eso ha abierto mayores puertas para los defraudadores” ya que hay mayor exposición a los delitos.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)