Gestoras dudan de la eficacia de las políticas monetarias para la próxima crisis

Comment Off

Gestoras dudan de la eficacia de las políticas monetarias para la próxima crisis

Las gestoras comienzan a cuestionar la eficacia de la política monetaria de cara a la próxima crisis económica, tras el último recorte de tipos de la Reserva Federal y ante la previsible nueva ronda de expansión cuantitativa (QE) del Banco Central Europeo (BCE) en septiembre.

Los recortes de los tipos han sido tradicionalmente la “herramienta convencional” para combatir las recesiones, pero los tipos de interés en el mundo ya están muy bajos o son incluso negativos, por lo que son necesarias nuevas herramientas que usar durante la próxima recesión económica, ha explicado el economista global de Allianz Global Investors, Stefan Hofrichter.

La Reserva Federal de Estados Unidos ha reducido su tipo de referencia como “una medida de seguro” para mantener la economía estadounidense en crecimiento, según Allianz. “Si las tasas se mueven demasiado lejos en territorio negativo, se retirará el dinero de las cuentas con rendimiento negativo y lo mantendrán como efectivo, lo que debilitará a la banca y perjudicará el crecimiento económico, ya que este efectivo no se utiliza como inversión o consumo”, pronostica Hofrichter.

En cuanto a los estímulos de QE, el BCE aprobará en septiembre una nueva compra de activos adicional por un volumen de 25.000 a 30.000 millones de euros al mes durante seis meses, según las previsiones de Axa IM, que se ha mostrado escéptica sobre su utilidad. “No creemos que esto vaya a impulsar mucho el crecimiento”, ha valorado el economista jefe de la gestora, Gilles Moëc.

En este sentido, “no hay consenso sobre qué opciones serán efectivas”, ha puntualizado el economista de Allianz GI, que ha hecho hincapié en la necesidad de cuestionar qué medidas fiscales, monetarias y de política estructural podrían funcionar en el nuevo contexto.

En cuanto a las políticas monetarias no convencionales, la gestora considera que los bancos centrales aún tienen ases en la manga como inyectar liquidez directamente en los gobiernos o las empresas privadas, si bien los economistas tradicionalmente han rechazado este recurso, ya que pondría en peligro la confianza en el sistema monetario.

No obstante, Allianz GI considera que los bancos centrales pueden “reajustar sus objetivos”, aunque el éxito de esta estrategia depende del sector privado. Así, por ejemplo, la Fed está considerando establecer una meta de inflación promedio multianual en lugar de usar una meta específica.

Sobre el autor

Artículos Relacionados