Bruselas propone un plan de recuperación

Comment Off

Bruselas propone un plan de recuperación

La Comisión Europea ha propuesto un plan de recuperación que podría alcanzar los 750.000 millones en dos años, y que será canalizado a los gobiernos principalmente a través de transferencias directas (500.000 millones), pero que también incluiría una parte de préstamos (250.000 millones).

Paolo Gentiloni, comisario de Economía, ha avanzado la cifra total del fondo en la red social Twitter, donde ha destacado que se trata de un “punto de inflexión europeo para enfrentarse a una crisis sin precedentes”.

Son las características básicas del fondo de reconstrucción que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presentará en el Parlamento Europeo, junto con su borrador de presupuesto comunitario para el periodo 2021-2027, que tendría una dotación total para siete años de 1,1 billones de euros.

De esta forma, Bruselas recoge el planteamiento de la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, al incluir 500.000 millones en transferencias directas, pero añade también una parte en forma de créditos, algo que reclaman países del norte como Países Bajos o Austria.

Para financiar este fondo, el Ejecutivo comunitario quiere acudir a los mercados de deuda para captar los 750.000 millones con emisiones de bonos con un vencimiento máximo de 30 años que se devolvería a partir de 2028 y hasta 2058. Este mecanismo ya fue utilizado durante la crisis de deuda para ayudar a Irlanda y Portugal, pero entonces se captó una cifra muy inferior.

Esta emisión estaría respaldada por el propio presupuesto comunitario (MFF, por sus siglas en inglés) y para devolver en principal Bruselas plantea la creación de nuevas fuentes de ingresos: un gravamen al plástico, una parte de los beneficios del sistema de comercio de emisiones, un impuesto a las multinacionales digitales y una tasa a la entrada de carbono al bloque.

La mayor parte del plan, 560.000 millones será transferido a los Estados miembros a través de un instrumento denominado Facilidad para la Resiliencia y la Recuperación (RFF), compuesto tanto por subvenciones como por préstamos. Los gobiernos podrán solicitar estos fondos con carácter voluntario.

Esta herramienta sigue el diseño del presupuesto de la eurozona negociado el pasado año, que desaparece oficialmente para dejar espacio a una dotación destinada al conjunto de la UE.

A este fondo se añade una nueva iniciativa llamada ‘ReactEU’, que complementará con 55.000 millones el presupuesto de la Política de Cohesión, pero que será distribuido entre los países con una clave de reparto distinta a la tradicional y basada en el impacto de la pandemia de Covid-19.

Por otro lado, el borrador de la Comisión Europea prevé un presupuesto de 31.000 millones de euros para movilizar inversiones en empresas especialmente golpeadas por la pandemia de hasta 300.000 millones.

Sobre el autor

Artículos Relacionados