México incrementa el uso de efectivo para evitar fiscalizaciones

No Comentado

México incrementa el uso de efectivo para evitar fiscalizaciones

Los mexicanos han incrementado el uso del dinero en efectivo ante las recientes medidas de fiscalización, producto de la reforma hacendaria y el débil crecimiento económico. Ante esta situación, el Banco de México (Banxico) ha tenido que inyectar dinero a la economía en lo que va del año.

La base monetaria de México ha reportado, hasta el mes de septiembre, un crecimiento del 12 por ciento, cerrando el mes con una circulación de billetes y monedas en un máximo histórico de 789.201 millones de pesos (45.949 millones de euros).

El analista Jonathan Heath ha explicado a la prensa local que “la demanda por dinero ha incrementado mucho, la gente quiere más efectivo y no hace sentido si vemos las transacciones en la economía. Hay varias hipótesis y puede ser una combinación de estas, que ha incrementado mucho la economía informal (incluida la economía subterránea o la delincuencia organizada) que solo maneja efectivo y ante la mayor fiscalización del Gobierno para tratar de evitarlo se usa más efectivo”.

La reforma a la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR), que entró en vigor este año, ha reforzado el procedimiento para que la autoridad fiscal compruebe el origen de los ingresos de las personas físicas cuando realizan gastos en un año mayores a sus ingresos.

Gracias a esto, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) puede evaluar los movimientos de una tarjeta de crédito para verificar los ingresos, por lo que los usuarios optan por disminuir sus transacciones bancarias.

Por otra parte, las medidas para prevenir el lavado de dinero también se han reforzado, por lo que las instituciones financieras de México han tenido que invertir no sólo en infraestructura sino también en capacitación, con el objetivo de detectar este tipo de operaciones.

El Director General del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz, ha señalado que “los incrementos (en la oferta de dinero) son una decisión de Banxico y están focalizados a tratar de dar más efectivo para fomentar la actividad productiva, y quien más usa el efectivo es la economía informal”.

El uso de efectivo tiene no sólo impactos económicos, sino también para los usuarios. En algunos países el costo social del uso de efectivo se calcula en un 1,5 por ciento del PIB.

Heath considera que esto no va a afectar a la inflación, ya que la oferta de dinero por parte de Banxico está sustentada en la demanda del público. Otros expertos en el área consideran que este tipo de medidas hace que la economía sea menos eficiente, ya que las transacciones con efectivo son menos transparentes.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)