La Eurocámara aprueba normas que igualan tiendas digitales y físicas

Comment Off

La Eurocámara aprueba normas que igualan tiendas digitales y físicas

El Parlamento Europeo ha aprobado una nueva normativa que igualará las compensaciones a las que tienen derecho los consumidores europeos que compren bienes o servicios defectuosos ya sea en una tienda física o en una plataforma digital.

Los eurodiputados han validado con 629 votos a favor, 29 en contra y 6 abstenciones el acuerdo preliminar alcanzado a finales de enero con los Estados miembros.

El objetivo de las nuevas reglas, propuestas por la Comisión Europea en diciembre de 2015, es armonizar a nivel europeo algunos derechos contractuales, como las compensaciones a las que tienen derecho los consumidores de un producto que no funciona bien o es defectuoso, así como las diferentes formas de hacer uso de estas compensaciones.

Así, si un producto vendido es defectuoso, el consumidor tendrá la posibilidad de pedir que sea reparado o reemplazado sin ninguna carga económica adicional. Además, tendrá derecho en algunas ocasiones a una reducción de precio “inmediata” o a la rescisión del contrato si quiere recuperar su dinero.

El vendedor, por otro lado, será responsable si el defecto aparece dentro de un periodo de tiempo de dos años desde que el comprador recibió el producto. Los Estados miembros, sin embargo, podrán introducir en sus legislaciones nacionales un periodo superior con el objetivo de mantener el mismo nivel de protección que existe en la actualidad.

Otra novedad es que se modifica la carga de la prueba, puesto que el comprador no tendrá la obligación de probar que un producto o servicio es defectuoso en un plazo de hasta uno o dos años. Hasta ahora, si un consumidor descubría el problema más de seis meses después de la compra y pedía una reparación o un cambio al vendedor, estaba obligado a demostrar que el defecto existía en el momento de la entrega.

La nueva directiva cubre también el comercio de bienes tangibles pero con elementos digitales, como frigoríficos inteligentes, smartphones o televisiones. Los clientes que adquieran estos productos tendrán el derecho a reclamar las actualizaciones “necesarias” durante un periodo de tiempo que el consumidor “pueda esperar razonablemente”.

Sobre el autor

Artículos Relacionados