América Latina trata de convertir empresarios informales en formales

No Comentado

El director general del Centro Nacional de Competitividad en Panamá, Nicolás Ardito Barletta, informó que los países de América Latina están buscando la incorporación de los empresarios informales en la economía formal del mercado.

“Hay varios países que están aplicando medidas parecidas a la que estamos haciendo aquí”, aseguró Barletta al hacer referencia a las leyes recientemente aprobadas por el Estado panameño para la regularización del sector económico informal del país.

El director de CNC puso de ejemplo a Bolivia, Perú, Chile, México, El Salvador, Costa Rica y Colombia.

“Inclusive, en Guatemala hay mecanismos que contribuyen a la promoción de las exportaciones de microempresarios”, explicó.

Barletta presentó los resultados del Programa de Apoyo a la Inclusión Económica del Sector Informal (PASI) en la ciudad de Panamá.

Explicó que en el caso de Panamá, el 37 % de la población se dedica al empleo informal no agrícola, según estadísticas de la Controlaría General que fueron presentadas por el ministro de Economía y Finanzas panameño, Frank De Lima.

Panamá se encuentra, junto a Chile, Uruguay, Costa Rica y Brasil, entre los países con menores cuotas de trabajadores informales.

“La economía informal le quita crecimiento en la competitividad y la productividad”, agregó De Lima.

Para el año 2013, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) había cifrado en 127 millones, los trabajadores informales en la región latinoamericana, sin pagar seguros sociales e impuestos.

La cifra de informales representaba, en el momento, 47,7% del total de 267 millones de trabajadores latinoamericanos y caribeños.

La tasa de desempleo en América Latina y el Caribe ha bajado a 6,4 por ciento, según la OIT, pero, de acuerdo con las estimaciones de la organización, tendrán que pasar unos 50 años para reducir la informalidad a la mitad.

La OIT destacó que en la informalidad abundan el emprendimiento, la iniciativa, el ingenio, el sacrificio y el esfuerzo. Pero al mismo tiempo es sinónimo de empleos con bajos ingresos, sin protección social ni derechos, sin estabilidad y con escasas perspectivas de futuro.

En ese momento no se había establecido un ránking entre los países latinoamericanos con una mayor tasa de informalidad debido a su complejidad, pero si se habían identificado a los que se encontraban por encima del promedio: Honduras (70,7%), Perú (68,8%), Paraguay (65,8%), El Salvador (65,7%), Colombia (56,8%), México (54,2%), Ecuador (52,2%) y República Dominica (50%).

 

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)