El Banco de España pide analizar los cambios fiscales

Comment Off

 

El Banco de España pide analizar los cambios fiscales

El Banco de España ha recordado este martes que los impuestos conllevan “efectos distorsionadores” sobre la actividad de los individuos, por lo que ve necesario que se haga un “análisis riguroso” sobre las consecuencias de los cambios de tributos con el fin de no “entorpecer” el crecimiento y la generación de empleo, al tiempo que ha pedido retomar la agenda reformista y no revertir reformas que han sido “útiles” en los años de crisis.

Durante la presentación del informe trimestral, el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, ha rehusado hacer valoraciones sobre los cambios impositivos anunciados, ya que corresponde hacerlo al Ejecutivo, si bien ha defendido la idea “genérica” de que los ajustes se lleven a cabo de una manera que no “entorpezcan” demasiado el crecimiento de la economía y la creación de empleo.

Arce ha explicado que el organismo prevé la prolongación de la fase expansiva los tres próximos años, pero con una moderación del avance del PIB. En concreto, augura que la economía se desacelere hasta el 2,6% en 2018, una décima menos que su anterior proyección, al 2,2% en 2019, dos décimas menos, y al 2% en 2020, una décima menos, por el empeoramiento de las perspectivas acerca de la evolución de los mercados exteriores y, en menor medida, de una senda esperada del precio del petróleo algo más elevada.

España mantiene el ritmo de crecimiento del segundo trimestre y crecerá en torno al 0,6% en el tercer trimestre, ya que la desaceleración del primer semestre es “más persistente” y va a durar más, pero “aparentemente no se está intensificando de manera apreciable”.

España seguirá creciendo por encima del potencial, situado entorno al 1% del PIB los próximos años, pero presenta riesgos, como el proteccionismo comercial, la incertidumbre política en Cataluña y el elevado endeudamiento público, que se va a reducir de manera “muy gradual” y se tardará “bastantes años” en rebajar el nivel hasta el 60%.

Por ello, ve necesarias reformas estructurales que impulse el potencial de crecimiento de la economía para solventar algunas “ineficiencias” que todavía persisten.

En detalle, ve necesario en el ámbito laboral facilitar la empleabilidad de los parados replanteándose las políticas activas de empleo para favorecer la incorporación laboral, así como afrontar los problemas de dualidad, ante la elevada temporalidad y los contratos con sueldos inferiores a los indefinidos.

También ve necesario acometer reformas en materia de Educación, ante la tasa de fracaso escolar, así como hacer frente a los problemas relativos a la capacidad directiva en muchas empresas, el sistema de pensiones y los problemas de dualidad empresarial, ya que hay “pocas empresas grandes y competitividad y muchas pymes”.

Sobre el autor

Artículos Relacionados