El BdE opina que el impacto del Covid-19 será transitorio

Comment Off

El BdE opina que el impacto del Covid-19 será transitorio

El Banco de España opina que la importancia del impacto de la pandemia del Covid-19, incluyendo el procedente de las “necesarias” medidas de contención adoptadas, será “muy pronunciada” sobre la economía y el empleo en el corto plazo, pero “fundamentalmente transitorio”, a pesar de la elevada incertidumbre respecto a la intensidad y la duración de la perturbación.

En todo caso, subraya que debe afrontarse con la política fiscal y con una respuesta “ambiciosa, ágil y coordinada”, y cifra en hasta un 8,8% el volumen que se alcanzará en fondos públicos movilizados, con un 0,5% de aumento del gasto público.

Así se desprende del informe trimestral de la economía española, elaborado y publicado este miércoles por el organismo supervisor, en el que, a diferencia de lo que es habitual, no se recoge proyecciones macroeconómicas de medio plazo de la economía española debido a la “incertidumbre inusualmente elevada” por la crisis sanitaria y la falta de indicadores desde la declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo.

El organismo supervisor señala que la evolución económica a lo largo del trimestre se ha visto condicionada de forma “drástica” por la propagación mundial de la enfermedad Covid-19, una “perturbación de inusitada virulencia” que ha dado lugar a un reto de salud pública de “primera magnitud”, lo que ha requerido la adopción de medidas extraordinarias de limitación de la movilidad de las personas y cese de una parte importante de la actividad productiva, cambiando “bruscamente” la trayectoria de la economía española.

Antes de que la epidemia llegase a Europa, sus efectos sobre la economía española parecían “limitados”, por lo que a pesar de “cierto impacto” de la paralización de la actividad en algunas regiones de China sobre la demanda de exportaciones españolas, considera que la “verdadera dimensión del problema” no afloró hasta finales de febrero.

En este sentido, explica que la declaración del estado de alarma en España supuso una limitación drástica de los movimientos de las personas y la suspensión casi completa de la actividad de algunas ramas de los servicios, como la hostelería o el comercio minorista, o la producción de algunas ramas manufactureras, como la industria automovilística.

Sobre el autor

Artículos Relacionados