Rotterdam teme el caos tras el Brexit

Comment Off

Rotterdam teme el caos tras el Brexit

El puerto de Rotterdam, acceso marítimo del Reino Unido a la Unión Europea (UE), acumula provisiones en los muelles, moviliza agentes de aduanas y veterinarios, y recaba información legal para las empresas, en preparación para todos los escenarios del “brexit“.

La situación en el puerto se asemeja a la de los días previos a un posible desastre natural: las empresas han alquilado espacios en los muelles donde acumulan, aprovechando que no hay controles fronterizos, desde químicos hasta alimentos envasados y bebidas, pasando por cascos y bicicletas.

Si ahora exportar una caja de leche o fruta es cuestión de horas, con el nuevo panorama, puede llevar días.

Un “brexit” sin acuerdo daría pie a una gran cantidad de gestiones burocráticas, cambios legales, inspecciones sanitarias de los productos y controles de pasaportes, que hasta ahora eran innecesarias al tratarse de un marco común europeo, en el que todos comparten las reglas del juego.

Sin embargo, con unos 3.000 camiones y remolques cruzando cada día el Puerto de Rotterdam, el más grande de Europa, desde y hacia el Reino Unido, aplicar las normas establecidas para terceros países a un gran socio comercial como el británico, crea incertidumbre entre las autoridades portuarias, que aguardan con inquietud un acuerdo de salida negociado que reduzca la presión aduanera.

La directora general de Aduanas, Nanette van Schelven, explica que la salida del Reino Unido de las normas comunes europeas es “un gran desafío” y supone “trabajo adicional para los controles fronterizos” en Holanda.

“Estamos contratando personal extra, también damos información a las empresas para que se preparen para lo que pueda pasar: he enviado unas 72.000 cartas a compañías holandesas y estamos dando folletos en diez idiomas a empresarios extranjeros para que se vayan organizando”, dijo Van Schelven en una entrevista en el embarcadero.

Sobre el autor

Artículos Relacionados