El BCE crea una nueva unidad para centralizar su agenda en la lucha contra el cambio climático

Comment Off

El BCE crea una nueva unidad para centralizar su agenda en la lucha contra el cambio climático

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido crear un centro de cambio climático, que dependerá de la presidenta de la entidad, Christine Lagarde, y en el que se agruparán los trabajos de las diferentes partes del banco sobre esta cuestión.

El centro de cambio climático, en funcionamiento desde principios de 2021, contará con una decena de empleados y se encargará de dar forma y dirigir la agenda climática del BCE a nivel interno y externo. Sus actividades se organizarán en líneas de trabajo, que van desde la política monetaria hasta las funciones prudenciales.

“El cambio climático afecta a todas nuestras áreas políticas”, dijo la presidenta del BCE, Christine Lagarde. “El centro de cambio climático proporciona la estructura que necesitamos para abordar el problema con la urgencia y determinación que se merece”.

La nueva estructura se revisará después de tres años, ya que el objetivo es, en última instancia, incorporar consideraciones climáticas en las actividades rutinarias del BCE.

“El Consejo de Gobierno continuará las compras en el marco del programa de compras de emergencia pandémica (PEPP) con una dotación total de 1,85 billones de euros”, dice el Banco Central Europeo, que se compromete a realizar “compras netas de activos hasta al menos finales de marzo de 2022 y, en todo caso, hasta que juzgue que la fase de crisis del coronavirus ha terminado”.

“En este contexto”, dice ha dicho Lagarde, “un amplio estímulo monetario sigue siendo esencial para preservar unas condiciones financieras favorables durante la pandemia para todos los sectores de la economía. Al ayudar a reducir la incertidumbre y reforzar la confianza, esto fomentará el gasto de los consumidores y la inversión empresarial, apuntalando la actividad económica y salvaguardando la estabilidad de precios a medio plazo. Mientras tanto, la incertidumbre sigue siendo alta, incluso en relación con la dinámica de la pandemia y la velocidad de las campañas de vacunación”.

Según Lagarde, “los datos económicos, las encuestas y los indicadores sugieren que el resurgimiento de la pandemia y la intensificación de las medidas de contención probablemente hayan llevado a una disminución de la actividad en el cuarto trimestre de 2020 y también se espera que pesen sobre la actividad en el primer trimestre de 2021, en línea con las proyecciones macroeconómicas de diciembre de 2020”.

Sobre el autor

Artículos Relacionados