El BCE, unánime al ampliar el QE, pero no a la hora de determinar hasta cuándo

No Comentado

El BCE, unánime al ampliar el QE, pero no a la hora de determinar hasta cuándo

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) acordó de manera casi unánime la extensión del programa de compra de activos, conocido como QE (Quantitative Easing), pero la estrategia de mantener el fin del plan de estímulos abierto generó una mayor controversia, según se desprende de las actas de la última reunión sobre política monetaria celebrada el pasado 26 de octubre y publicadas este jueves.

Los responsables de la política monetaria del BCE decidieron reducir la compra de activos a la mitad a partir de enero de 2018, desde los 60.000 millones de euros actuales hasta 30.000 millones de euros y lo prolongarán hasta septiembre del año que viene, o más si hiciera falta, a pesar de que el programa concluía el próximo mes de diciembre.

Así, el BCE decidió conciliar el rápido crecimiento económico y la débil inflación con la reducción del programa, previendo que unos estímulos más débiles pero más prolongados mantengan el impulso suficiente como para generar inflación. Los mercados interpretaron esta postura con un tono ‘dovish’ más que como si se tratara de un ajuste de su política.

Las actas del BCE reflejan que los consejeros no llegaron a acuerdos sobre mantener el esquema de compras abierto. “Se consideró que una fecha de finalización estaba justificada sobre la base de un anticipo de un mayor progreso económico y un impulso de los precios, unos riesgos decrecientes y unas condiciones favorables de financiamiento”.

“También expresaron su preocupación en torno a que se podrían generar expectativas de nuevas extensiones a medida que se acerque la fecha prevista de finalización del programa”. No obstante, apuntan que el consenso más amplio consideró que lo más prudente era “mantener la flexibilidad para ampliar el programa si fuera necesario” y repitieron la usual oratoria de que se debe ser “pacientes” y “persistentes”.

“El anuncio de un fin podría inducir a los participantes en el mercado a anticipar posibles ajustes de precios, lo que provocaría un ajuste excesivo en las condiciones financieras Mantenerlo abierto subraya el firme compromiso del BCE de mantener el estímulo monetario para que la inflación vuelva a la meta del BCE”, subraya el documento.

La economía de la zona euro acumula 18 trimestres consecutivos de crecimiento, su mejor desempeño en una década, mientras que la inflación se mantiene por debajo del objetivo inferior al 2% durante cinco años. Asimismo, aunque el desempleo disminuye lentamente, los salarios no aumentan, lo que pone en duda la relación entre ambos indicadores.

De igual forma, del documento se desprende que las compras de bonos corporativos se reducirán más lentamente que la deuda gubernamental, que conforma la mayor parte del programa de compra de deuda. Las compras del BCE en el sector privado han provocado una reducción de las rentabilidades de los bonos en los mercados de renta variable europea, lo que ha forzado a que muchos inversores se lancen a invertir en deuda con un mayor riesgo en la búsqueda de incrementar las ganancias.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)