La OCDE rebaja sus previsiones de crecimiento mundial para 2018 y 2019

Comment Off

La OCDE rebaja sus previsiones de crecimiento mundial para 2018 y 2019

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) anunció la pasada semana una rebaja de sus perspectivas de crecimiento de la economía mundial para 2018 y 2019, que dejó en el 3,7% para ambos años, y advirtió que hay señales que indican que el avance del PIB global puede haber llegado a su pico. La guerra comercial es el principal foco de preocupación.

A través de su informe de perspectivas interinas, que revisa las previsiones semestrales lanzadas en mayo, la OCDE destacó que ese aumento del 3,7% es una y dos décimas inferior, respectivamente, a lo calculado hace menos de cuatro meses para este año y el próximo.

Para el conjunto del G20, el grupo de grandes países desarrollados y emergentes, augura una subida del 3,9% en 2018 y del 3,8% en 2019, una y tres décimas menos, y en la zona euro recorta dos décimas, hasta el 2 y el 1,9%.

La caída más destacada respecto a lo indicado en mayo afecta a Argentina: la OCDE prevé que su economía caerá un 1,9% este año. Hace cuatro meses, su pronóstico era que el PIB argentino iba a crecer un 2%.

Para el año que viene, el organismo augura que el país suramericano avanzará un 0,1%, frente al 2,5% de crecimiento que predijo en mayo.

Otro de los escenarios complicados se dibuja, para la OCDE, en Turquía, cuya economía todavía crecerá un 3,2% este año (1,9 puntos menos) pero sólo un 0,5% en 2019 (4,5 puntos menos).

Las previsiones para EEUU se mantuvieron prácticamente iguales, en el 2,9% este año y el 2,7% el que viene (una décima menos), y no cambiaron para China, con avances respectivos del 6,7% y del 6,4%.

La OCDE sostuvo que las crecientes tasas de interés en EEUU y la apreciación del dólar estadounidense han contribuido a la depreciación de la moneda en muchas economías emergentes, donde países como Argentina o Turquía, con mucho déficit exterior o mucha deuda en moneda extranjera se han visto particularmente expuestos.

La incertidumbre en torno a las políticas comerciales, con EEUU y China como principales protagonistas de la aplicación de nuevos aranceles, puede estar contribuyendo, en su opinión, a una ralentización comercial más aguda de lo anticipado.

El aumento del volumen del comercio global se ha situado en el 3% en el primer semestre, dos puntos menos que en 2017, y las tensiones comerciales han tenido un efecto negativo en la confianza y los planes de inversión, por lo que nuevas restricciones podrían perjudicar al empleo y las condiciones de vida.

Sobre el autor

Artículos Relacionados