Los billetes falsos disminuirán al desaparecer los de 500

No Comentado

 

 

Los billetes falsos disminuirán al desaparecer los de 500

Uno de los motivos que llevaron al Banco Central Europeo (BCE), el pasado mes de mayo, a declarar su intención de cesar la emisión de billetes de 500 euros, fue la preocupación por reducir las actividades ilícitas como el aumento de billetes falsos en circulación.

Esta determinación que, lejos de ser una noticia alarmante para los usuarios habituales del pago en efectivo, constituye una medida preventiva que según ha advertido el BCE, no se presenta como un intento por redirigir los pagos hacia los dispositivos electrónicos, ni la de restringir las cantidades de pago en billetes y monedas.

Los españoles podremos seguir utilizando nuestro método de pago favorito: el efectivo. A pesar del imperante crecimiento en el uso de otros métodos alternativos como las tarjetas o la irrupción del dinero móvil como solución de pago a través de los “smartphones“, el dinero físico continua siendo el más utilizado a la hora de realizar cualquier transacción en nuestro país.

La fiabilidad del ‘cash’ es uno de los principales motivos. De acuerdo con los últimos datos disponibles sobre la zona euro, en 2013 la cifra de operaciones fraudulentas con tarjeta ascendió hasta los 1440 millones de euros. Cantidad que, gracias a numerosos sistemas como los detectores de billetes falsos, se vería significativamente reducida en los pagos convencionales en efectivo. Estos sistemas que garantizan la autenticidad de los billetes, constituyen la mejor forma de evitar estafas, sobretodo en pequeños comercios en los que el tránsito de éstos es mayor y son más vulnerables a estos ataques.

Este factor es altamente valorado, especialmente por los pequeños comercios que, gracias a estos sistemas detectores de billetes falsos, ven como sus negocios reducen sus pérdidas de manera considerable especialmente en el periodo estival donde la circulación de billetes falsos se incrementa de forma significativa.

La privacidad y la universalidad son, además, otros valores añadidos que hacen del efectivo, el sistema de pago más utilizado. No sólo constituye el método más accesible y aceptado en cualquier tipo de transacción sino que, además, preserva de manera considerable el carácter anónimo de cualquier pago.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)