Alemania logra un superávit del 1,2 % del PIB en el primer semestre del año

No Comentado

Alemania logra un superávit del 1,2 % del PIB en el primer semestre del año

Alemania obtuvo en el primer semestre del año un superávit presupuestario de 18.500 millones de euros, lo que supone un 1,2 % del PIB, según informó la Oficina Federal de Estadística (Destatis) en un comunicado.

Según cifras provisionales, los datos positivos en las cuentas del Estado federal, los estados federados, los municipios y la seguridad social se deben a la estabilidad en la economía y a la buena situación en el mercado laboral, así como a una política de gastos moderada.

Prácticamente la mitad del superávit correspondió al Estado federal, que cerró el primer semestre con una diferencia favorable de 9.700 millones de euros.

Los estados federados cerraron los seis primeros meses del año con un superávit de 400 millones de euros; los municipios, con 2.500 millones de euros; y la Seguridad Social germana, con 5.900 millones de euros.

Los ingresos públicos aumentaron en el primer semestre hasta los 692.900 millones de euros, 27.900 millones de euros -o un 4,2 %- más que en el mismo periodo del año anterior.

Los impuestos constituyeron la principal fuente de ingresos del Estado federal, con 365.100 millones de euros prácticamente la mitad del total.

El aumento de los ingresos por impuestos continúo elevado con un 4,8 % en el primer semestre del año.

También las aportaciones a la Seguridad Social aumentaron notablemente -un 4,2 %- hasta los 253.000 millones de euros.

El gasto público subió en los primeros seis meses un 3,6 % -23.500 millones de euros- hasta los 674.400 millones de euros.

Alemania se sitúa así nuevamente muy lejos del tope de déficit del 3 % establecido en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento europeo.

En el segundo trimestre del año, la economía alemana continuó creciendo, aunque frenó ligeramente el ritmo respecto al fuerte inicio del año.

Entre abril y junio, el PIB aumentó un 0,4 % respecto a comienzos de año, impulsado por el comercio exterior y la demanda interna; las exportaciones subieron un 1,2 %, mientras que las importaciones retrocedieron ligeramente.

También los gastos del Estado, entre otros en el alojamiento y la integración de centenares de miles de refugiados, así como el optimismo de los consumidores, contribuyeron al crecimiento.

En el primer trimestre del año, la economía alemana todavía crecía un 0,7 % respecto a los tres últimos meses de 2015.

No obstante, el ritmo de crecimiento se vio frenado en la primavera por una caída en las inversiones de las empresas en maquinaria y equipamientos, así como en el sector de la construcción.

A principios de año, la construcción se había visto beneficiada por un invierno cálido que contribuyó a adelantar proyectos, situación que no se repitió en este segundo trimestre.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)