El Banco de España alerta del alto endeudamiento de la economía

Comment Off

El Banco de España alerta del alto endeudamiento de la economía

El Banco de España ha alertado de que la tasa de endeudamiento de la economía española “sigue siendo elevada”, pese a la reducción que volvió a experimentar a lo largo del pasado ejercicio y ello supone “un elemento de vulnerabilidad ante posibles perturbaciones en los mercados de capitales”.

Así lo recoge el supervisor en un artículo analítico titulado ‘La balanza de pagos y la posición de inversión internacional de España en 2018′ publicado este jueves y donde avisa de que su corrección no será rápida.

“Reducir dicha vulnerabilidad aún requerirá la acumulación de superávits por cuenta corriente durante un prolongado de tiempo”, refiere el organismo dirigido por Luis Linde en el informe.

La capacidad de financiación de la economía y el aumento nominal del PIB permitieron que la posición volviese a disminuir en 6,4 puntos porcentuales, hasta situarse en el 77,1% del PIB -apenas dos años antes se situaba en el 85,7%-.

En concreto, el Banco de España ha detallado que el saldo deudor de la posición de inversión internacional neta en España disminuyó en 42.200 millones de euros con respecto al ejercicio previo y se situó en los 931.800 millones.

Su descenso obedece a que la economía española registró una capacidad de financiación del 1,5% del PIB según los datos de la balanza de pagos, aunque dicha tasa supone seis décimas menos de la registrada el año anterior.

La disminución de la capacidad de financiación la explica en la reducción del superávit de bienes y de servicios, “que reflejó, en buena medida, la ralentización de los mercados exteriores” y en el “impacto negativo sobre las exportaciones de la apreciación acumulada por el euro desde 2017 y el ascenso del precio del petróleo”.

Los inversores internacionales mantuvieron, sin embargo, las compras y especialmente en títulos de deuda emitidos por las administraciones públicas (esta rúbrica supuso un 4,2% del PIB), además de efectuar inversiones directas, “señal de que mantuvieron su confianza en la economía española, a pesar del deterioro en el escenario macrofinanciero que tuvo lugar en la segunda mitad del año”, refiere el artículo.

Sobre el autor

Artículos Relacionados