El PIB de Alemania caerá un 0,1% en el cuarto trimestre de 2019

Comment Off

El PIB de Alemania caerá un 0,1% en el cuarto trimestre de 2019

La economía de Alemania probablemente registrará en el cuarto trimestre de 2019 una contracción del 0,1%, después de haber esquivado por la mínima la recesión en el tercer trimestre, según las previsiones del Instituto de Investigación Económica de Alemania (DIW).

En su análisis, Claus Michelsen, economista jefe del DIW, considera que lo máximo a lo que puede aspirar Alemania en el último trimestre de 2019 es al “cero rojo”, lo que equivale al estancamiento de la actividad, después de una peor evolución del sector manufacturero en diciembre de lo esperado el mes pasado.

“Sin embargo, los signos apuntan a una mejoría, puesto que las empresas miran al futuro con más confianza, especialmente en lo que respecta a sus negocios internacionales”, añadió.

En este sentido, el instituto germano sostiene que la recesión que atraviesa la industria solo tendrá un impacto temporal en el mercado laboral, que volverá a reducir el número de desempleados a partir de la próxima primavera.

De este modo, el sector servicios continuará beneficiándose del optimismo de los consumidores, además de que las medidas de estímulo fiscal aplicadas impulsarán los ingresos de las familias alemanas en el arranque de 2020.

Recientemente, el gobierno de Alemania informó que 430.000 refugiados han encontrado trabajo en Alemania en los últimos cuatro años. Entre ellos, más de 40.000 aprendices. Pero estas cifras están lejos de satisfacer la demanda de trabajadores cualificados en el país. Según la Cámara de Comercio e Industria alemana, la falta de trabajadores cualificados ya se ha convertido en el mayor riesgo comercial para cada segunda empresa en Alemania.

En las empresas y talleres alemanes faltan actualmente unos 250.000 trabajadores con oficios, que podrían obtener un empleo de inmediato. Y no hay mejoría a la vista. Al contrario: en los próximos años, se jubilarán tantas personas que, para 2030, al país le faltarán, previsiblemente, unos seis millones de trabajadores.

El ministro federal de Finanzas, Olaf Scholz, habló de un hito en la historia alemana. Por primera vez en su larga carrera política, dijo, todos coinciden en que “necesitamos inmigración y que solo es una cuestión de cómo podemos organizarla lo mejor posible”. Por su parte, Ingo Kramer, presidente de la Confederación de Asociaciones alemanas de Empleadores (BDA), resumió sorprendido: “Tanto consenso fue raro”.

Sobre el autor

Artículos Relacionados