Banco de España pide detalles a las agencias de calificación

No Comentado

Banco de España pide detalles a las agencias de calificación

El Banco de España ha pedido a las agencias de calificación crediticia que proporcionen más detalles con respecto a los factores en que se basan a la hora de modificar el rating de un país, según señala en su boletín económico de julio y agosto.

La institución considera que sería de interés que las metodologías de agencias como Standard & Poor’s (S&P), Moody’s o Fitch contuvieran “un grado mínimo de especificación, sistemática y cuantificación de los efectos esperables” que tiene sobre los ratings que un país se acoja a un programa del Fondo Monetario Internacional (FMI) o de apoyo externo multilateral en general.

En esta línea, defiende que sería “conveniente” que las metodologías de estas agencias incluyan una diferenciación según el tipo de programa acordado con el FMI, pues destaca que no son equiparables, por ejemplo, una línea de crédito flexible o un acuerdo precautorio y un programa convencional en el que el desembolso de la financiación prevista dependa del cumplimiento de determinadas condiciones.

El organismo dirigido por Luis María Linde explica que con la información disponible se constata que en los últimos treinta años los ratings soberanos de los países que han firmado programas con el FMI son “diversos” y no se circunscriben a los de baja o muy baja calidad crediticia. De hecho, apunta que los ratings de grado de inversión son “apreciables, en particular un año antes de la firma de los programas”.

En este sentido, añade que los ratings medios se sitúan en los escalones altos del grado especulativo, y resalta además que en el período más reciente de crisis 2008-2012 la necesidad de firma de acuerdos con el FMI se ha extendido a países con mejores ratings iniciales, algunos de ellos países avanzados.

Asimismo, el Banco de España apunta que existe una “gran heterogeneidad” en la evolución de los ratings una vez firmado el acuerdo, aunque reconoce que hay algunos aspectos comunes. En concreto, subraya que los ratings soberanos de los países con programas tienden a variar más de lo que lo hacen los de los países con nota similar que no han firmado programas, tanto en el año anterior como en años posteriores a la firma.

Además, apunta que la firma de programas viene precedida por un empeoramiento de los ratings, un comportamiento que se ha exacerbado durante la actual crisis, pero que el deterioro de los ratings tiende a frenarse en el año siguiente a la firma, con promedios de variación menos negativos.

“De acuerdo con ello, para las agencias de rating, los programas del FMI habrían desempeñado, en términos generales, un papel de amortiguadores del deterioro de la solvencia soberana de los países, aunque durante la actual etapa de crisis han seguido predominando muy claramente los empeoramientos de rating sobre las mejoras, a la inversa de lo sucedido hasta 2007″, agrega.

Asimismo, remarca que históricamente hay una tendencia a que los ratings sean más elevados tres años después de la firma del programa, e incluso que un año antes, pero subraya que esta circunstancia no se está verificando durante la actual crisis. “Por consiguiente, la situación económica global específica en que se inscribe la petición de un programa con el FMI es un factor que afecta de manera significativa a los resultados esperables del programa en términos de rating”, apostilla.

El Banco de España cree que el análisis de los ratings de países con programas del FMI señalaría a un cierto carácter estabilizador de los mismos, “si bien los resultados no son muy taxativos”. No obstante, cree que esta hipótesis no elimina la necesidad de mejora de estos programas y de la propia metodología de las evaluaciones de deuda soberana de las agencias de rating.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)