El BCE actuará con “flexibilidad” al determinar si un préstamo es o no dudoso

Comment Off

El BCE actuará con "flexibilidad" al determinar si un préstamo es o no dudoso

El Banco Central Europeo (BCE) ha garantizado a la banca europea que actuará con “flexibilidad” en el momento de determinar si un préstamo es improbable que se pague, como una medida para hacer frente al impacto económico derivado del brote del coronavirus.

El ente emisor ha explicado que “el BCE ha introducido flexibilidad regulatoria con respecto al tratamiento de los préstamos dudosos (NPL, por sus siglas en inglés), especialmente para permitir a los bancos beneficiarse por completo de las garantías y moratorias puestas en marcha por las autoridades públicas para atajar la actual emergencia”.

En primer lugar, el BCE ha detallado que los supervisores ejercerán “flexibilidad” al momento de calificar que un deudor es “poco probable que pague” cuando los bancos recurran a garantías públicas. Además, serán un poco más flexibles en relación a los préstamos que se vean afectados por las moratorias aprobadas por el brote del coronavirus.

En segundo lugar, los préstamos “dudosos” pero que estén bajo garantías públicas, se beneficiarán de un “trato prudencial preferente”. Además, los supervisores han garantizado “flexibilidad total” a la hora de negociar con los bancos estrategias de reducción de NPL, tomando en cuenta “la extraordinaria naturaleza de las actuales condiciones de mercado”.

Por otro lado, el BCE ha recomendado a los bancos que “eviten” las suposiciones procíclicas en sus modelos para determinar las provisiones para pérdidas crediticias, así como que aquellos bancos que no lo hayan hecho hasta ahora, opten por las normas de transición de la NIIF 9.

Los expertos han destacado que estas medidas se suman a las que el BCE anunció el pasado 12 de marzo, cuando permitió a los bancos usar parte de sus colchones de capital y liquidez.

El BCE ha informado que el capital liberado por la posibilidad de operar por debajo del Pilar 2 alcanza los 120.000 millones de capital CET1. De esta forma, los bancos podrán absorber pérdidas sin generar acciones regulatorias de hasta 1,8 billones de euros en préstamos a hogares y empresas.

Sobre el autor

Artículos Relacionados