La demanda de hipotecas registra su mayor caída desde 2013

Comment Off

La demanda de hipotecas registra su mayor caída desde 2013

La demanda de hipotecas ha registrado su mayor caída en el cuarto trimestre de 2019, desde el año 2013.

La encuesta sobre préstamos bancarios que realiza el Banco de España muestra que este descenso se debe al empeoramiento de las perspectivas sobre el mercado de vivienda y, en menor medida, a los cambios regulatorios y fiscales. Además, existe una menor confianza de los consumidores y un aumento de la financiación con fondos propios u otras fuentes externas.

El deterioro de las expectativas, que también afecta a la situación económica general de España, ha traído como consecuencia que los criterios de aprobación de las hipotecas aplicados por las entidades financieras se hayan endurecido.

La encuesta hace mención al endurecimiento de las condiciones generales aplicadas a estos préstamos, referidas a las cuantías, los plazos o las garantías, aunque las presiones competitivas han compensado su incremento.

Por otro lado, entre los meses de octubre y diciembre de 2019, se observó un ligero aumento de los márgenes aplicados a los préstamos ordinarios y a los de mayor riesgo, y un cierto incremento de los gastos distintos a los intereses.

El Banco de España ha explicado que las diez entidades que participaron en la encuesta dijeron que endurecieron ligeramente los criterios de aprobación de préstamos para grandes empresas y pymes. Los factores que estarían detrás de este comportamiento habrían sido los mayores costes relacionados con el nivel de capital y el incremento de los riesgos.

Las condiciones generales aplicadas a las empresas habrían permanecido estables, porque el efecto de la competencia compensó la mayor percepción de riesgos. En este sentido, se evidencia un descenso de los márgenes aplicados en los préstamos ordinarios y un aumento de las cuantías concedidas y plazos de vencimiento.

Además, la encuesta publicada esta semana muestra que la evolución decreciente de la demanda se debe a las menores inversiones en capital fijo, en existencias y en circulante, así como de un mayor uso de fuentes de financiación interna y externa, como valores de renta fija o emisión de acciones.

Sobre el autor

Artículos Relacionados