Bundesbank: la economía alemana crece “a un ritmo alto”

Comment Off

Bundesbank: la economía alemana crece "a un ritmo alto"

El Bundesbank, el banco central de Alemania, ha precisado que “la economía alemana crece a un ritmo alto”, si bien en el último trimestre de 2017 se produjo una ralentización respecto a los meses de verano.

En su boletín mensual de enero, los expertos del Bundesbank destacan que dos días festivos de octubre contribuyeron a la ralentización de la actividad económica en el cuarto trimestre del pasado año.

La entrada de pedidos a la industria alemana, el mercado laboral, así como la confianza de las empresas y consumidores son excelentes, según el Bundesbank.

La economía alemana creció en 2017 un 2,2 % real, respecto a 2016, según datos de la Oficina Federal de Estadísticas.

De este modo, añade el Bundesbank, el crecimiento económico se ha acelerado en Alemania, tras haber crecido un 1,9 % en 2016, por la recuperación de la coyuntura mundial, que impulsó las exportaciones de las empresas alemanas.

Las inversiones en el sector de la construcción contribuyeron al crecimiento, sobre todo en la primera mitad del año, y también el consumo privado por las buenas perspectivas de empleo e ingresos.

La tasa de desempleo en Alemania fue en 2017 del 5,5 %, medio punto porcentual menos que en 2016.

Los precios de consumo subieron en Alemania a finales del año pasado un 1,6 %, respecto al año anterior.

Los expertos del Bundesbank prevén que los precios subirán más por el exceso en la utilización de capacidades.

Recientemente, el banco central de Alemania, ha decidido incluir el yuan en sus propias reservas, como forma de impulsar la internacionalización de la divisa china.

Según declaraciones de Andreas Dombret, miembro del consejo directivo del Bundesbank, la decisión se adoptó el año pasado tras la decisión del Banco Central Europeo de invertir 500 millones de euros en yuanes, un hecho “que también han llevado a cabo otros bancos centrales europeos”.

El anuncio persigue, en realidad, ayudar a la internacionalización del yuan que parece haber ralentizado su impulso, tras ser aceptado como parte de la cesta de las monedas que forman los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional en 2016.

Sobre el autor

Artículos Relacionados