China prescinde de objetivos de crecimiento de su economía para 2020

Comment Off

China prescinde de objetivos de crecimiento de su economía para 2020

China ha tomado la decisión de prescindir de cualquier objetivo de crecimiento de su economía para 2020. Así lo ha indicado Li Keqiang, el primer ministro del gigante asiático, en su discurso de apertura de la  Asamblea Nacional Popular (ANP). Algo así no sucedía desde 1990.

La decisión es consecuencia directa de la “gran incertidumbre económica” relacionada con la pandemia de Covid-19, y su impacto en China y en el entorno comercial a nivel internacional.

“Me gustaría señalar que este año no hemos establecido un objetivo específico para el crecimiento económico”, dijo el primer ministro chino, subrayando que esta decisión de las autoridades de Pekín responde a la dificultad de predecir los factores a los que se enfrentará China en su desarrollo “debido a la gran incertidumbre con respecto a la pandemia de Covid-19 y el entorno económico y comercial mundial”.

El objetivo de crecimiento anual por parte de las autoridades chinas forma parte de la documentación de trabajo habitualmente incluida en el informe que se presenta cada año en la sesión parlamentaria, que en esta ocasión se celebra con casi tres meses de retraso desde la fecha original del pasado 5 de marzo como consecuencia de la pandemia.

En el primer trimestre de 2020, en el que el gigante asiático sufrió el mayor impacto de la pandemia y de las medidas de confinamiento, el PIB de China registró una caída del 6,8% en términos anualizados, la mayor caída de toda la serie histórica, que se remonta a 1992.

“No fijar una meta específica para el crecimiento económico nos permitirá concentrarnos en garantizar la estabilidad en los seis frentes y la seguridad en las seis áreas”, añadió Li en referencia en primer lugar al empleo, la inversión extranjera, el comercio exterior, el sector financiero y las expectativas económicas, así como a las áreas de empleo, mercado, alimentación, energía, función pública y necesidades básicas.

“Al hacerlo, podremos mantener estables los fundamentos de la economía”, defendió el primer ministro chino, para quien el mantenimiento de la seguridad brindará la estabilidad necesaria para perseguir el progreso, sentando así una base sólida para lograr el objetivo de construir una sociedad próspera.

Durante la ceremonia de apertura, Li también indicó que China emitirá deuda púbica por importe de un billón de yuanes (128.464 millones de euros) para financiar la lucha contra la Covid-19, lo que elevará el déficit en la misma proporción, hasta situarse por encima del 3,6% del PIB, frente al 2,8% de 2019.

“A pesar de adoptar un estímulo relativamente contundente, los líderes chinos parecen no hacerse ilusiones y devolver la economía a su senda será un proceso difícil y prolongado. En lugar de establecer un objetivo de crecimiento anual del PIB inalcanzable, simplemente no publicaron uno por primera vez en décadas”, indicó Julian Evans-Pritchard, analista de Capital Economics.

Asimismo, Li Keqiang ha remarcado la intención de China de proseguir avanzando en el establecimiento del acuerdo comercial de primera fase con Estados Unidos.

Sobre el autor

Artículos Relacionados