Bundesbank: la debilidad del sector automovilístico dura más de lo esperado

Comment Off

Bundesbank: la debilidad del sector automovilístico dura más de lo esperado

El Bundesbank considera que la debilidad de la producción en el sector automovilístico se prolonga más de lo esperado, y se normaliza sólo de forma “muy vacilante”, tras las notables caídas en los meses de verano como consecuencia de implementación de las nuevas pruebas de emisiones.

A través de su boletín mensual de enero, el Bundesbank (banco central de Alemania) dice que la economía alemana creció de nuevo en el cuarto trimestre de 2018, aunque sólo de forma contenida, debido a “la decepcionante evolución de la industria”.

No se ha logrado la vuelta que se esperaba al fuerte ritmo de expansión del primer semestre tras el freno que sufrió la economía alemana en el trimestre de verano.

La producción industrial de Alemania se contrajo en noviembre un 1,75% frente al mes anterior, añade el Bundesbank.

“La bajada se produjo de forma amplia en todos los sectores”, según los economistas del Bundesbank.

La entrada de pedidos a la industria alemana también cayó notablemente en noviembre un 1 % respecto a octubre.

El Bundesbank destaca que en el sector automovilístico la debilidad de la producción se prolonga más de lo esperado y se normaliza sólo de forma “muy vacilante”, después de que se produjeran notables caídas en los meses de verano como consecuencia de implementación de las nuevas pruebas de homologación.

Los indicadores coyunturales, la entrada de pedidos y las nuevas matriculaciones señalan que la producción automovilística será pronto más elevada.

No obstante, la producción automovilística fue en diciembre sólo un poco más elevada que en noviembre y notablemente más baja que en diciembre del año pasado, según la Asociación Alemana de la Industria Automotriz.

En otros sectores manufactureros la producción bajó en noviembre fuertemente, por lo que el Bundesbank espera “una notable caída” de la producción industrial en el cuarto trimestre.

Sin embargo, la economía alemana tuvo impulsos positivos del consumo privado debido a que la situación del mercado laboral en Alemania es muy buena y que los salarios han subido.

Esto se refleja en el fuerte aumento en noviembre de las ventas del comercio minorista, asegura el Bundesbank.

Sobre el autor

Artículos Relacionados