Japón extiende sus estímulos contra la pandemia hasta septiembre de 2021

Comment Off

Japón extiende sus estímulos contra la pandemia hasta septiembre de 2021

El Consejo de Política Monetaria del Banco de Japón (BoJ) ha extendido, por unanimidad, su plan de estímulos contra la pandemia del Covid-19 por un plazo de seis meses, hasta septiembre de 2021, según ha informado en un comunicado.

“La economía de Japón ha repuntado, pero se espera que el ritmo de mejora sea solo moderado a medida que prosigue la vigilancia contra el nuevo coronavirus (Covid-19)“, ha alertado el instituto emisor nipón, asegurando que muchas empresas seguirán “bajo estrés” durante cierto tiempo.

De esta forma, ha decidido extender el programa especial de estímulos en respuesta a la pandemia por un plazo de seis meses y realizar ciertos ajustes a su composición.

El periodo de compras de papel comercial y bonos corporativos se extenderá hasta septiembre de 2021. Se seguirán comprando activos por un valor máximo de 20 trillones de yenes (157.681 millones de euros) en total, aunque de esa cifra, 15 trillones (118.271 millones de euros) se destinarán a compras netas y se distribuirán dependiendo de las condiciones del mercado.

La extensión de seis meses también se aplicará a las denominadas “operaciones especiales”, una herramienta de facilidad de crédito para estimular los préstamos a empresas. Para incentivar que las compañías financieras realicen préstamos a pymes, el Banco de Japón ha decidido eliminar el límite máximo de 100 billones de yenes (788,5 millones de euros) por contraparte que estaba fijado.

Por otro lado, la autoridad monetaria ha decidido mantener los tipos de interés en el -0,1% por un voto mayoritario de 8 a 1. Asimismo, el Banco de Japón seguirá comprando bonos soberanos a 10 años sin límites para que el rendimiento se sitúe cerca del 0% y se ha dejado sin cambios el límite 180 billones de yenes (1.419 millones de euros) anuales para las compras de fondos cotizados (ETF), hasta un máximo de 12 billones de yenes (94.617 millones de euros).

“Por el momento, el Banco monitorizará de cerca el impacto del Covid-19 y no dudará en adoptar medidas adicionales si fuera necesario, y también espera que los tipos de interés permanezcan en sus niveles actuales o más bajos”, ha puntualizado el organismo presidido por Haruhiko Kuroda.

El Banco de Japón reveló un plan para sondear formas más efectivas de alcanzar su objetivo de inflación del 2%, siguiendo los pasos de sus homólogos de Estados Unidos y Europa, ya que un nuevo pico de infecciones de COVID-19 amenaza con hacer descarrilar una frágil recuperación.

Como era de esperar, el banco central mantuvo sin cambios la política monetaria y amplió en seis meses una serie de medidas destinadas a aliviar las tensiones de financiación de las empresas afectadas por COVID-19.

“Habida cuenta de que se prevé que la economía y los precios seguirán bajo presión bajista durante un período prolongado debido al impacto de COVID-19, el Banco de Japón llevará a cabo una evaluación sobre una mayor relajación monetaria eficaz y sostenible”, dijo el banco central en una declaración sobre su decisión.

El Banco de Japón anunciará en marzo las conclusiones de la revisión, que según dice no dará lugar a ningún cambio en su marco de control de la curva de rendimientos.

“La sorpresa de hoy fue el anuncio de su plan de revisión de la flexibilización monetaria. Esta medida estaría en consonancia con las recientes medidas adoptadas por el Banco Central Europeo y la Reserva Federal para examinar el curso de la política monetaria”, dijo Yasunari Ueno, economista jefe de mercado de Mizuho Securities. “El Banco de Japón debe haber pensado que se quedaría atrás en la tendencia de la política monetaria mundial si no sigue el ejemplo”, añadió.

Sobre el autor

Artículos Relacionados