1.4 C
Madrid
domingo, enero 23, 2022
Inicio Economía y Finanzas Confebask recomienda pedir el rescate

Confebask recomienda pedir el rescate

Confebask, a través de su presidente Miguel Ángel Lujua, defiende la necesidad de que España pida el rescate a Europa debido al «colapso» de la situación financiera, además, esta convencido de que las condiciones que se le impondrán a España no serán «tan drásticas» como las exigidas a Grecia, Irlanda o Portugal.

Además, el máximo representante de la Confederación Empresarial vasca (Confebask), califica de «auténtica locura y disparate» la celebración de una huelga general contra los recortes el próximo 26 de septiembre y ha indicado que resulta «una aberración» afirmar que «hoy día, las empresas están ganando dinero».

En una entrevista a Radio Euskadi, el máximo dirigente de la patronal vasca ha afirmado que, si el país debe ser rescatado, idea que él comparte, «cuanto antes mejor».

A su juicio, en la actualidad se está «viviendo una situación de colapso» en la situación financiera de las empresas y particulares, porque «no hay crédito en la economía» y «eso es malo». Por esta causa, ha dicho que «cualquier medida que venga del exterior, que ayude económicamente» es «buena».

Lujua ha indicado que la actual situación de España es «muy diferente» a la que presentaban Grecia, Irlanda y Portugal antes de ser rescatados, porque ya se han acometido «muchas reformas».

«Yo estoy convencido de que las condiciones no van a ser tan drásticas como las impuestas en «rescates anteriores, que fueron muy duros. El nuestro será un ‘rescate-ayuda’ mucho menos fuerte», ha reiterado.

Lujua ha asegurado que, hasta la fecha, se han desoído las recomendaciones de la patronal vasca para que se frenen los ajustes y comience a incentivarse la economía, y ha considerado que el Gobierno de España «está tratando de tener un objetivo máximo, el del déficit«.

Aunque ha admitido que «un país no puede estar endeudado permanentemente», ha advertido que los «daños colaterales» afectan al crecimiento económico.

«Por eso insistimos en que una ayuda financiera de Europa nos va a venir muy bien, porque además de lograr conseguir el déficit hay que poner medidas de estímulos al crecimiento, y para eso hay que revitalizar la inversión. Si no fortalecemos el consumo, si no potenciamos la inversión, no saldremos de ésta», ha dicho.

Lujua ha asegurado que la actual situación en Euskadi es «francamente preocupante» ya que las empresas están «agotando su músculo financiero» lo que, unido al freno del consumo «está provocando un parón tremendo», que tiene consecuencias en el desempleo.

Se ha mostrado «pesimista» respecto a la evolución del paro, en la actualidad en el 14%, y ha pronosticado que se acercará al 16% en Euskadi. La reducción del diferencial con la media nacional es, en su opinión, «un tema muy grave».

El presidente de Confebask ha afirmado que el próximo Gobierno vasco, «sea el que sea», va a tener que «ajustar los gastos a los ingresos» y hacer un análisis «de ver dónde hay que incidir para que la economía salga adelante».

A su juicio, debe haber «una reforma fiscal orientada a la actividad económica y a la creación de valor». «No apuntamos una reforma fiscal por capítulos, sino global, que favorezca la creación de empleo». «Todo lo que no sea mirar a los países referentes será una equivocación», ha señalado.

Por otra parte, el dirigente empresarial ha calificado de «auténtica locura y disparate» la celebración de una huelga general como la prevista en Euskadi para el próximo 26 de septiembre. «A la economía hay que ayudarla, y una huelga general perjudica la economía y la competitividad. O somos competitivos o no tenemos futuro», ha argumentado.

Ha advertido de que, aunque en la actualidad se viven «momentos muy complicados», a nadie «se le ocurre cerrar la persiana». «Tenemos que estar más unidos que nunca y si se tiene que protestar, habrá que hacerlo fuera de las horas de trabajo», ha señalado.

Según ha dicho, los ‘canales de comunicación’ con ELA y LAB están «totalmente interrumpidos y rotos». «No tenemos comunicación, no tenemos diálogo, estamos en estos momentos esperando a que pase la turbina política previas a las elecciones porque son momentos muy complicados para tender puentes de diálogo», ha indicado.

No obstante, se ha mostrado «abierto a negociar» porque el país «necesita un gran pacto de todos» que trasladara «a la sociedad, al mundo, a la economía» que existe una unidad de partidos políticos, sindicatos y empresarios.

Por otra parte, Lujua ha calificado de «aberración» la acusación sindical de que los salarios pagan los efectos de la crisis mientras se mantienen los beneficios empresariales. Ha explicado que «muchas» compañías «están perdiendo dinero» y los empresarios «tienen dificultades para mantener las plantillas». «Nadie puede creerse, hoy día, que las empresas están ganado dinero», ha puntualizado.

Últimas Noticias

- Advertisement -

Contenido Relacionado

- Advertisement -